La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

miércoles, 31 de julio de 2013

MEMORIA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA, PRESBÍTERO

QUE AL NOMBRE DE JESÚS TODA RODILLA SE DOBLE,
EN LOS CIELOS, EN LA TIERRA, EN LOS ABISMOS,
Y QUE TODA LENGUA CONFIESE QUE JESUCRISTO ES EL SEÑOR,
PARA GLORIA DE DIOS PADRE.

ALELUYA, ALELUYA.
A ustedes los llamo amigos, dice el Señor, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (13, 44-46)

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo.

El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, tú que encendiste en san Ignacio de Loyola un apasionado amor por tu Hijo y por tu Iglesia, concédenos por su intercesión un celo infatigable por la salvación de las almas y una fidelidad inquebrantable al Vicario de Cristo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

SANTO ES EL SEÑOR, NUESTRO DIOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario