La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

martes, 2 de julio de 2013

MARTES DE LA DECIMO TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

EL SEÑOR ES MI PROTECTOR;
ÉL ME LIBRÓ DE LAS MANOS DE MIS ENEMIGOS
Y ME SALVÓ, PORQUE ME AMA.

ALELUYA, ALELUYA.
Confío en el Señor, mi alma espera y confía en su palabra.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (8, 23-27)

En aquel tiempo, Jesús subió a una barca junto con sus discípulos. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan fuerte, que las olas cubrían la barca; pero él estaba dormido. Los discípulos lo despertaron, diciéndole: “Señor, ¡sálvanos, que perecemos!”

El les respondió: “¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?” Entonces se levantó, dio una orden terminante a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. Y aquellos hombres, maravillados, decían: “¿Quién es éste, a quien hasta los vientos y el mar obedecen?”

Palabra del Señor.

ORACIÓN
 
Concédenos, Señor, que el curso de los acontecimientos del mundo se desenvuelva, según tu voluntad, en la justicia y en la paz, y que tu Iglesia pueda servirte con tranquilidad y alegría. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

MI ALMA CONFÍA EN LA PALABRA DEL SEÑOR



No hay comentarios:

Publicar un comentario