La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

viernes, 30 de noviembre de 2012

FIESTA DE SAN ANDRÉS, APÓSTOL


LOS APÓSTOLES, PASTORES DEL PUEBLO DE DIOS
  
Síganme, dice el Señor, y yo los haré pescadores de hombres. Aleluya.


DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (4, 18-22)

Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cuales estaban echando las redes al mar, porque eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y los haré pescadores de hombres”. Ellos inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y los llamó también. Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, tú que llamaste al Apóstol san Andrés para que fuera, aquí en la tierra, predicador del Evangelio y pastor de tu Iglesia, haz que sea siempre ante ti nuestro poderoso intercesor en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


EL MENSAJE DEL SEÑOR RESUENA EN TODA LA TIERRA

jueves, 29 de noviembre de 2012

JUEVES DE LA XXXIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


DICHOSOS LOS INVITADOS 
AL BANQUETE DEL SEÑOR

Estén atentos y levanten la cabeza,
porque se acerca la hora de su liberación, dice el Señor. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO 
SEGÚN SAN LUCAS (21, 20-28)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando vean a Jerusalén sitiada por un ejército, sepan que se aproxima su destrucción. Entonces, los que estén en Judea, que huyan a los montes; los que estén en la ciudad, que se alejen de ella; los que estén en el campo, que no vuelvan a la ciudad; porque esos días serán de castigo para que se cumpla todo lo que está escrito.

¡Pobres de las que estén embarazadas y de las que estén criando en aquellos días! Porque vendrá una gran calamidad sobre el país y el castigo de Dios se descargará contra este pueblo. Caerán al filo de la espada, serán llevados cautivos a todas las naciones y Jerusalén será pisoteada por los paganos, hasta que se cumpla el plazo que Dios les ha señalado.

Habrá señales prodigiosas en el sol, en la luna y en las estrellas. En la tierra las naciones se llenarán de angustia y de miedo por el estruendo de las olas del mar; la gente se morirá de terror y de angustiosa espera por las cosas que vendrán sobre el mundo, pues hasta las estrellas se bambolearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube, con gran poder y majestad. Cuando estas cosas comiencen a suceder, pongan atención y levanten la cabeza, porque se acerca la hora de su liberación”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Enciende, Señor, nuestros corazones con el fuego de tu amor a fin de que, amándote en todo y sobre todo, podamos obtener aquellos bienes que no podemos nosotros ni siquiera imaginar y has prometido tú a los que te aman. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.



ALABEMOS A DIOS TODOS LOS HOMBRES

miércoles, 28 de noviembre de 2012

MIÉRCOLES DE LA XXXIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


SEÑOR, TUS OBRAS SON MARAVILLOSAS

Sé fiel hasta la muerte y te daré
como premio la vida, dice el Señor. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO 
SEGÚN SAN LUCAS (21, 12-19)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Los perseguirán y los apresarán, los llevarán a los tribunales y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernantes por causa mía. Con esto ustedes darán testimonio de mí.

Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes.

Los traicionarán hasta sus padres y hermanos, sus parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes, y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, ni un cabello de su cabeza perecerá. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios eterno y todopoderoso a quien confiadamente podemos llamar ya Padre nuestro, haz crecer en nuestros corazones el espíritu de hijos adoptivos tuyos, para que podamos gozar, después de esta vida, de la herencia que nos has prometido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

CANTEMOS AL SEÑOR UN CANTO NUEVO

martes, 27 de noviembre de 2012

MARTES DE LA XXXIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


DIOS MÍO, VEN EN MI AYUDA

Sé fiel hasta la muerte y te daré como premio 
la vida, dice el Señor. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO 
SEGÚN SAN LUCAS (21, 5-11)

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: “Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido”.

Entonces le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?”

El les respondió: “Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías. El tiempo ha llegado’. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin”.

Luego les dijo: “Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor, tú que eres nuestro creador y quien amorosamente dispone toda nuestra vida, renuévanos conforme a la imagen de tu Hijo y ayúdanos a conservar siempre tu gracia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

QUE TODO SE ALEGRE 
ANTE EL SEÑOR




lunes, 26 de noviembre de 2012

LUNES DE LA XXXIV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


ADOREMOS A DIOS EN SU SANTO TEMPLO

Estén preparados, porque no saben a qué hora va a venir el Hijo del hombre. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (21, 1-4)

En aquel tiempo, levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que echaban sus donativos en las alcancías del templo. Vio también a una viuda pobre, que echaba allí dos moneditas, y dijo: “Yo les aseguro que esa pobre viuda ha dado más que todos. Porque éstos dan a Dios de lo que les sobra; pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN
  
Padre santo y todopoderoso, protector de los que en ti confían, ten misericordia de nosotros y enséñanos a usar con sabiduría de los bienes de la tierra, a fin de que no nos impidan alcanzar los del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

DICHOSOS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN

domingo, 25 de noviembre de 2012

SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO


SEÑOR, TÚ ERES NUESTRO REY

¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!
¡Bendito el reino que llega, 
el reino de nuestro padre David! Aleluya.


DEL SANTO EVANGELIO 
SEGÚN SAN JUAN (18, 33-37)

En aquel tiempo, preguntó Pilato a Jesús: “¿Eres tú el rey de los judíos?” Jesús le contestó: “¿Eso lo preguntas por tu cuenta o te lo han dicho otros?” Pilato le respondió: “¿Acaso soy yo judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué es lo que has hecho?” Jesús le contestó: “Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no cayera yo en manos de los judíos. Pero mi Reino no es de aquí”.

Pilato le dijo: “¿Conque tú eres rey?” Jesús le contestó: “Tú lo has dicho. Soy rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”.

Palabra del Señor.





ORACIÓN


Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del universo, haz que toda creatura, liberada de la esclavitud, sirva a tu majestad y te alabe eternamente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

 ¡BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR!

sábado, 24 de noviembre de 2012

MEMORIA DE SAN ANDRÉS DUNG-LAC, PRESBÍTERO Y COMPAÑEROS MÁRTIRES


BENDICE SEÑOR, A TU PUEBLO


Jesucristo, nuestro salvador, ha vencido a la muerte
y ha hecho resplandecer la vida
por medio del Evangelio. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (20, 27-40)

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús algunos saduceos. Como los saduceos niegan la resurrección de los muertos, le preguntaron: “Maestro, Moisés nos dejó escrito que si alguno tiene un hermano casado que muere sin haber tenido hijos, se case con la viuda para dar descendencia a su hermano. Hubo una vez siete hermanos, el mayor de los cuales se casó y murió sin dejar hijos. El segundo, el tercero y los demás, hasta el séptimo, tomaron por esposa a la viuda y todos murieron sin dejar sucesión. Por fin murió también la viuda. Ahora bien, cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será esposa la mujer, pues los siete estuvieron casados con ella?”

Jesús les dijo: “En esta vida, hombres y mujeres se casan, pero en la vida futura, los que sean juzgados dignos de ella y de la resurrección de los muertos, no se casarán ni podrán ya morir, porque serán como los ángeles e hijos de Dios, pues él los habrá resucitado.

Y que los muertos resucitan, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob. Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven”. Entonces, unos escribas le dijeron: “Maestro, has hablado bien”. Y a partir de ese momento ya no se atrevieron a preguntarle nada.
Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios y Padre nuestro, fuente y origen de toda paternidad, que a los bienaventurados mártires Andrés y sus compañeros les concediste ser fieles a la cruz de tu Hijo, por su intercesión te pedimos que también nosotros propaguemos tu amor entre nuestros hermanos y seamos dignos de contarnos entre tus hijos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

BENDITO SEA EL SEÑOR, 
MI FORTALEZA

viernes, 23 de noviembre de 2012

VIERNES DE LA XXXIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


MIS OVEJAS ESCUCHAN MI VOZ, DICE EL SEÑOR

Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor;
yo las conozco y ellas me siguen. Aleluya.


DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (19, 45-48)
 
Aquel día, Jesús entró en el templo y comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban allí, diciéndoles: “Está escrito: Mi casa es casa de oración; pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones”.

Jesús enseñaba todos los días en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los jefes del pueblo intentaban matarlo, pero no encontraban cómo hacerlo, porque todo el pueblo estaba pendiente de sus palabras.
Palabra del Señor.



ORACIÓN

Míranos, Señor, con amor y multiplica en nosotros los dones de tu gracia para que, llenos de fe, esperanza y caridad, permanezcamos siempre fieles en el cumplimiento de tus mandatos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

MI ALEGRÍA ES CUMPLIR TUS MANDAMIENTOS

jueves, 22 de noviembre de 2012

MEMORIA DE SANTA CECILIA, VIRGEN Y MÁRTIR


LA VIDA CONSAGRADA A DIOS 
ES UN SIGNO DEL 
REINO DE LOS CIELOS

No endurezcan su corazón, 
como el día de la rebelión en el desierto, dice el Señor. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (19, 41-44)

En aquel tiempo, cuando Jesús estuvo cerca de Jerusalén y contempló la ciudad, lloró por ella y exclamó:

“¡Si en este día comprendieras tú lo que puede conducirte a la paz! Pero eso está oculto a tus ojos. Ya vendrán días en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán y te atacarán por todas partes y te arrasarán. Matarán a todos tus habitantes y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no aprovechaste la oportunidad que Dios te daba”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Que la intercesión de santa Cecilia, virgen y mártir, nos obtenga, Señor, de tu misericordia, la gracia de vivir con alegría nuestra fe para que merezcamos cantar tus alabanzas en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

EL SEÑOR ES AMIGO DE SU PUEBLO



miércoles, 21 de noviembre de 2012

MEMORIA DE LA PRESENTACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


HA HECHO EN MÍ MARAVILLAS EL 
TODOPODEROSO, CUYO NOMBRE ES SANTO

Dichosos los que escuchan la palabra de Dios
y la ponen en práctica, dice el Señor. Aleluya.


DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (12, 46-50)


En aquel tiempo, Jesús estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus parientes se acercaron y trataban de hablar con él. Alguien le dijo entonces a Jesús: “Oye, ahí fuera están tu madre y tus hermanos, y quieren hablar contigo”.

Pero él respondió al que se lo decía: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” Y señalando con la mano a sus descípulos, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumple la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

Palabra del Señor.




ORACIÓN

Al celebrar hoy la festividad de la Presentación de la santísima Virgen María, te suplicamos, Señor, que por intercesión suya, podamos participar de la plenitud de tu gracia. Por Jesucristo nuestro  Señor.

Amén.


DICHOSOS LOS QUE ESCUCHAN  LA PALABRA DE DIOS

martes, 20 de noviembre de 2012

MARTES DE LA XXXIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


¿QUIÉN SERÁ GRATO A TUS OJOS, SEÑOR?

Dios nos amó y nos envió a su Hijo,
como víctima de expiación por nuestros pecados. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO
SEGÚN SAN LUCAS (19, 1-10)

En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó, y al ir atravesando la ciudad, sucedió que un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de conocer a Jesús, pero la gente se lo impedía, porque Zaqueo era de baja estatura. Entonces corrió y se subió a un árbol para verlo cuando pasara por ahí. Al llegar a ese lugar, Jesús levantó los ojos y le dijo: “Zaqueo, bájate pronto, porque hoy tengo que hospedarme en tu casa”.

El bajó enseguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, comenzaron todos a murmurar diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”.

Zaqueo, poniéndose de pie, dijo a Jesús: “Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más”. Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también él es hijo de Abraham, y el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido”.

Palabra del Señor.
 
ORACIÓN

Señor, tú que iluminas a los extraviados con la luz de tu Evangelio para que vuelvan al camino de la verdad, concede a cuantos nos llamamos cristianos imitar fielmente a Cristo y rechazar lo que pueda alejarnos de él. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

YO QUIERO ACERCARME A TI, SEÑOR




lunes, 19 de noviembre de 2012

LUNES DE LA XXXIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

RECORDAREMOS, SEÑOR, 
LOS DONES DE TU AMOR

Yo soy la luz del mundo, dice el Señor;
el que me sigue tendrá la luz de la vida. Aleluya.
  
DEL SANTO EVANGELIO 
SEGÚN SAN LUCAS (18, 35-43)

En aquel tiempo, cuando Jesús se acercaba a Jericó, un ciego estaba sentado a un lado del camino, pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello, y le explicaron que era Jesús el nazareno, que iba de camino. Entonces él comenzó a gritar: “¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!” Los que iban adelante lo regañaban para que se callara, pero él se puso a gritar más fuerte: “¡Hijo de David, ten compasión de mí!”

Entonces Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: “¿Qué quieres que haga por ti?” El le contestó: “Señor, que vea”. Jesús le dijo: “Recobra la vista; tu fe te ha curado”.

Enseguida el ciego recobró la vista y lo siguió, bendiciendo a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, que por medio de la muerte de tu Hijo has redimido al mundo de la esclavitud del pecado, concédenos participar ahora de una santa alegría y, después en el cielo, de la felicidad eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

EL SEÑOR PROTEGE 
EL CAMINO DEL JUSTO


domingo, 18 de noviembre de 2012

XXXIII TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (JORNADA MUNDIAL DE LAS MIGRACIONES)

ENSÉÑANOS, SEÑOR, EL CAMINO DE LA VIDA

Velen y oren, para que puedan presentarse sin temor ante el Hijo del hombre. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (13, 24-32)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando lleguen aquellos días, después de la gran tribulación, la luz del sol se apagará, no brillará la luna, caerán del cielo las estrellas y el universo entero se conmoverá. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad. Y él enviará a sus ángeles a congregar a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales y desde lo más profundo de la tierra a lo más alto del cielo.

Entiendan esto con el ejemplo de la higuera. Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Así también, cuando vean ustedes que suceden estas cosas, sepan que el fin ya está cerca, ya está a la puerta. En verdad que no pasará esta generación sin que todo esto se cumpla. Podrán dejar de existir el cielo y la tierra, pero mis palabras no dejarán de cumplirse. Nadie conoce el día ni la hora. Ni los ángeles del cielo ni el Hijo; solamente el Padre”.

Palabra del Señor.


 ORACIÓN


Concédenos, Señor, tu ayuda para entregarnos fielmente a tu servicio porque sólo en el cumplimiento de tu voluntad podremos encontrar la felicidad verdadera. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

JESÚS, INTERCEDE POR NOSOTROS




sábado, 17 de noviembre de 2012

MEMORIA DE SANTA ISABEL DE HUNGRÍA


Dios nos ha llamado, por medio del Evangelio,
a participar de la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (18, 1-8)

En aquel tiempo, para enseñar a sus discípulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso esta parábola:

“En cierta ciudad había un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. Vivía en aquella misma ciudad una viuda que acudía a él con frecuencia para decirle: ‘Hazme justicia contra mi adversario’.

Por mucho tiempo el juez no le hizo caso, pero después se dijo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda, voy a hacerle justicia para que no me siga molestando’ ”.

Dicho esto, Jesús comentó: “Si así pensaba el juez injusto, ¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar? Yo les digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿creen que encontrará fe sobre la tierra?”

Palabra del Señor.



ORACIÓN

Dios nuestro, que concediste a santa Isabel de Hungría el don de reconocer y venerar a Cristo en los pobres, concédenos, por su intercesión, servir siempre con amor incansable a los necesitados y afligidos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

DICHOSOS LOS QUE TEMEN AL SEÑOR



viernes, 16 de noviembre de 2012

VIERNES DE LA XXXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


DICHOSO EL QUE CUMPLE LA 
LEY DEL SEÑOR

Estén atentos y levanten la cabeza,
porque se acerca la hora de su liberación, 
dice el Señor. Aleluya.

 
DEL SANTO EVANGELIO 
SEGÚN SAN LUCAS (17, 26-37)

En aquellos días, Jesús dijo a sus discípulos: “Lo que sucedió en el tiempo de Noé también sucederá en el tiempo del Hijo del hombre: comían y bebían, se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces vino el diluvio y los hizo perecer a todos.

Lo mismo sucedió en el tiempo de Lot: comían y bebían, compraban y vendían, sembraban y construían, pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Pues lo mismo sucederá el día en que el Hijo del hombre se manifieste. Aquel día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa, que no baje a recogerlas; y el que esté en el campo, que no mire hacia atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. Quien intente conservar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará.

Yo les digo: aquella noche habrá dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro abandonado; habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra abandonada”.

Entonces, los discípulos le dijeron: “¿Dónde sucederá eso, Señor?” Y él les respondió: “Donde hay un cadáver, se juntan los buitres”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Padre de bondad, que por medio de tu gracia nos has hecho hijos de la luz, concédenos vivir fuera de las tinieblas del error y permanecer siempre en el esplendor de la verdad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

QUE SE POSTRE ANTE TI, 
SEÑOR, LA TIERRA ENTERA

jueves, 15 de noviembre de 2012

JUEVES DE LA XXXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


EL SEÑOR AMA AL HOMBRE JUSTO

Yo soy la vid y ustedes los sarmientos;
el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (17, 20-25)

En aquel tiempo, los fariseos le preguntaron a Jesús: “¿Cuándo llegará el Reino de Dios?” Jesús les respondió: “El Reino de Dios no llega aparatosamente. No se podrá decir: ‘Está aquí’ o ‘Está allá’, porque el Reino de Dios ya está entre ustedes”.

Les dijo entonces a sus discípulos: “Llegará un tiempo en que ustedes desearán disfrutar siquiera un solo día de la presencia del Hijo del hombre y no podrán. Entonces les dirán:

‘Está aquí’ o ‘Está allá’, pero no  vayan corriendo a ver, pues así como el fulgor del relámpago brilla de un extremo a otro del cielo, así será la venida del Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser rechazado por los hombres de esta generación”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Padre misericordioso, que nunca dejas de tu mano a quienes has hecho arraigar en tu amistad, concédenos vivir siempre movidos por tu amor y un filial temor de ofenderte. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

FIRMEZA ES EL SEÑOR PARA SU PUEBLO



miércoles, 14 de noviembre de 2012

MIÉRCOLES DE LA XXXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


EL SEÑOR ES MI PASTOR, 
NADA ME FALTA

Den gracias siempre, unidos a Cristo Jesús,
pues esto es lo que Dios quiere que ustedes hagan. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO 
SEGÚN SAN LUCAS (17, 11-19)



En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea. Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: “¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!”

Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ese era un samaritano. Entonces dijo Jesús: “¿No eran diez los que quedaron limpios? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?” Después le dijo al samaritano: “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, fuerza de todos los que en ti confían, ayúdanos con tu gracia, sin la cual nada puede nuestra humana debilidad, para que podamos serte fieles en la observancia de tus mandamientos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

ESCUCHA, SEÑOR, MI VOZ Y MIS CLAMORES