La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

sábado, 31 de mayo de 2014

FIESTA DE LA VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

VOSOTROS, LOS QUE AMÁIS Y TEMÉIS A DIOS,
VENID Y ESCUCHAD: OS CONTARÉ LAS MARAVILLAS
QUE EL SEÑOR HA HECHO POR MÍ.

ALELUYA, ALELUYA.
Dichosa tú, santísima Virgen María, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (1, 39-56)

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.

Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor”.

Entonces dijo María: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava.

Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre y su misericordia llega de generación en generación a los que lo temen.

Ha hecho sentir el poder de su brazo: dispersó a los de corazón altanero, destronó a los potentados y exaltó a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada.

Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo, como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia, para siempre”.

María permaneció con Isabel unos tres meses, y se volvió a su casa.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios eterno y todopoderoso, que inspiraste a la santísima Virgen cuando llevaba ya en su seno a tu Hijo el deseo de visitar a santa Isabel, concédenos docilidad a tu Espíritu, a fin de que podamos siempre, con María, reconocer tus beneficios y alabarte por ellos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


EL SEÑOR HA HECHO MARAVILLAS CON NOSOTROS

viernes, 30 de mayo de 2014

VIERNES DE LA SEXTA SEMANA DE PASCUA

SEÑOR, CON TU SANGRE HAS RESCATADO A HOMBRES
DE TODAS LAS RAZAS, LENGUAS, PUEBLOS Y NACIONES
Y HAS HECHO DE NOSOTROS UN REINO DE SACERDOTES
PARA DIOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Cristo tenía que morir y resucitar de entre los muertos, para entrar así en su gloria.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (16, 20-23)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría.

Cuando una mujer va a dar a luz, se angustia, porque le ha llegado la hora; pero una vez que ha dado a luz, ya no se acuerda de su angustia, por la alegría de haber traído un hombre al mundo. Así también ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, se alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría. Aquel día no me preguntarán nada”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Te pedimos, Señor, que por medio de la predicación del Evangelio se extienda por todo el mundo la acción redentora de Cristo, y que todos los hombres formemos una sola familia, conforme a la voluntad de tu Hijo, que vive y reina contigo.

Amén.


DIOS ES EL REY DEL UNIVERSO. ALELUYA.

jueves, 29 de mayo de 2014

JUEVES DE LA SEXTA SEMANA DE PASCUA

CUANDO SALISTE, SEÑOR, AL FRENTE DE TU PUEBLO
Y LE ABRISTE CAMINO A TRAVÉS DEL DESIERTO,
LA TIERRA SE ESTREMECIÓ Y HASTA LOS CIELOS
SE FUNDIERON. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
No los dejaré desamparados, dice el Señor; me voy, pero volveré a ustedes y entonces se alegrará su corazón.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (16, 16-20)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Dentro de poco tiempo ya no me verán; y dentro de otro poco me volverán a ver”. Algunos de sus discípulos se preguntaban unos a otros: “¿Qué querrá decir con eso de que: ‘Dentro de poco tiempo ya no me verán, y dentro de otro poco me volverán a ver’, y con eso de que: ‘Me voy al Padre’?” Y se decían: “¿Qué significa ese ‘un poco’? No entendemos lo que quiere decir”.

Jesús comprendió que querían preguntarle algo y les dijo: “Están confundidos porque les he dicho: ‘Dentro de poco tiempo ya no me verán y dentro de otro poco me volverán a  ver’. Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, que nos has hecho partícipes de los dones de la redención, concédenos vivir siempre la alegría de la resurrección de tu Hijo. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

Amén.


EL SEÑOR NOS HA DEMOSTRADO SU AMOR Y SU LEALTAD. ALELUYA

miércoles, 28 de mayo de 2014

MIÉRCOLES DE LA SEXTA SEMANA DE PASCUA

TE ALABARÉ, SEÑOR, ANTE LOS HOMBRES
Y HABLARÉ A MIS HERMANOS DE TU PODER
Y TU MISERICORDIA. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador, que se quedará para siempre con ustedes, dice el Señor.
ALELUYA.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (16, 12-15)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que decirles, pero  todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya  oído y les anunciará las cosas que van a suceder. El me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo mío y se lo comunicará a ustedes”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Concédenos, Señor, a cuantos celebramos ahora la resurrección de tu Hijo por medio de la fe, poderlo contemplar resucitado, llenos de alegría, cuando vuelva glorioso en medio de tus santos. Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

Amén.


LA GLORIA DEL SEÑOR SOBREPASA CIELO Y TIERRA. ALELUYA

martes, 27 de mayo de 2014

MARTES DE LA SEXTA SEMANA DE PASCUA (Memoria libre de san Agustín de Canterbury, obispo)

ALEGRÉMONOS, REGOCIJÉMONOS Y DEMOS GRACIAS,
PORQUE EL SEÑOR, NUESTRO DIOS OMNIPOTENTE,
HA EMPEZADO A REINAR. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo les enviaré al Espíritu de verdad, y él los irá guiando hacia la verdad plena, dice el Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (16, 5-11)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Me voy ya al que me envió y ninguno de ustedes me pregunta: ‘¿A dónde vas?’ Es que su corazón se ha llenado de tristeza porque les he dicho estas cosas. Sin embargo, es cierto lo que les digo: les conviene que me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Consolador; en cambio, si me voy, yo se lo enviaré.

Y cuando él venga, establecerá la culpabilidad del mundo en materia de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque ellos no han creído en mí; de justicia, porque me voy al Padre y ya no me verán ustedes; de juicio, porque el príncipe de este mundo ya está condenado”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Señor, tú que nos has renovado en el espíritu al devolvernos la dignidad de hijos tuyos, concédenos aguardar, llenos de júbilo y esperanza, el día glorioso de nuestra resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


SEÑOR, TU AMOR PERDURA ETERNAMENTE. ALELUYA

lunes, 26 de mayo de 2014

MEMORIA DE SAN FELIPE NERI, PRESBÍTERO

EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ,
PORQUE ME HA UNGIDO PARA LLEVAR
LA BUENA NUEVA A LOS POBRES Y ANUNCIAR
SU LIBERACIÓN A LOS CAUTIVOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
El Espíritu de verdad dará testimonio de mí, dice el Señor, y también ustedes serán mis testigos.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (15, 26—16, 4)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando venga el Consolador, que yo les enviaré a ustedes de parte del Padre, el Espíritu de verdad que procede del Padre, él dará testimonio de mí y ustedes también darán testimonio, pues desde el principio han estado conmigo.

Les he hablado de estas cosas para que su fe no tropiece. Los expulsarán de las sinagogas y hasta llegará un tiempo, cuando el que les dé muerte creerá dar culto a Dios. Esto lo harán, porque no nos han conocido ni al Padre ni a mí. Les he hablado de estas cosas para que, cuando llegue la hora de su cumplimiento, recuerden que ya se lo había predicho yo”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, que concediste a san Felipe Neri el don de servirte y de ayudar al prójimo con sencillez y alegría, infunde en nosotros tu Espíritu de amor para que sepamos vivir alegremente el Evangelio. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


EL SEÑOR ES AMIGO DE SU PUEBLO. ALELUYA

domingo, 25 de mayo de 2014

SEXTO DOMINGO DE PASCUA

CON VOZ DE JÚBILO, ANUNCIADLO;
QUE SE OIGA, QUE LLEGUE A TODOS
LOS RINCONES DE LA TIERRA: EL SEÑOR
HA REDIMIDO A SU PUEBLO. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
El que me ama, cumplirá mi palabra, dice el Señor; y mi Padre lo amará y vendremos a él.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (14, 15-21)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si me aman, cumplirán mis mandamientos; yo le rogaré al Padre y él les enviará otro Consolador que esté siempre con ustedes, el Espíritu de verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; ustedes, en cambio, sí lo conocen, porque habita entre ustedes y estará en ustedes.

No los dejaré desamparados, sino que volveré a ustedes. Dentro de poco, el mundo no me verá más, pero ustedes sí me verán, porque yo permanezco vivo y ustedes también vivirán. En aquel día entenderán que yo estoy en mi Padre, ustedes en mí y yo en ustedes.

El que acepta mis mandamientos y los cumple, ése me ama. Al que me ama a mí, lo amará mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a él”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Concédenos, Dios todopoderoso, continuar celebrando con amor y alegría la victoria de Cristo resucitado, y que el misterio de su pascua transforme nuestra vida y se manifieste en nuestras obras. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


LAS OBRAS DEL SEÑOR SON ADMIRABLES. ALELUYA.

sábado, 24 de mayo de 2014

MEMORIA LIBRE DE SANTA MARÍA AUXILIADORA DE LOS CRISTIANOS

POR EL BAUTISMO, HABÉIS SIDO SEPULTADOS
CON CRISTO Y CON ÉL HABÉIS SIDO RESUCITADOS,
PORQUE HABÉIS CREÍDO  EN EL PODER DE DIOS,
QUE LO RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Si han resucitado con Cristo, busquen las cosas del cielo, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (15, 18-21)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si el mundo los odia, sepan que me ha odiado a mí antes que a ustedes. Si fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya; pero el mundo los odia porque no son del mundo, pues al elegirlos, yo los he separado del mundo.

Acuérdense de lo que les dije: ‘El siervo no es superior a su señor’. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán, y el caso que han hecho de mis palabras lo harán de las de ustedes. Todo esto se lo van a hacer por mi causa, pues no conocen a aquel que me envió”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios omnipotente y eterno, que en el bautismo nos has comunicado tu misma vida, haz que todos tus hijos, renacidos a la esperanza de la inmortalidad, alcancemos con tu ayuda la plenitud de la gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


EL SEÑOR ES NUESTRO DIOS Y NOSOTROS SU PUEBLO. ALELUYA.

viernes, 23 de mayo de 2014

VIERNES DE LA QUINTA SEMANA DE PASCUA

DIGNO ES EL CORDERO QUE FUE SACRIFICADO,
DE RECIBIR EL PODER, LA RIQUEZA, LA SABIDURÍA,
LA FUERZA Y EL HONOR. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
A ustedes los llamo amigos, dice el Señor, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (15, 12-17)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Concédenos, Señor, ajustar nuestra vida al misterio de la Pascua que celebramos llenos de gozo, a fin de que, alejados de veras del pecado y buscándote en todo a ti, el poder de Cristo resucitado nos proteja y nos salve. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


ALABEMOS Y CANTEMOS AL SEÑOR. ALELUYA

jueves, 22 de mayo de 2014

JUEVES DE LA QUINTA SEMANA DE PASCUA

CANTEMOS AL SEÑOR, PUES SU VICTORIA ES GRANDE.
ALABEMOS AL SEÑOR, PORQUE ÉL
ES NUESTRA FORTALEZA Y SALVACIÓN. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor; yo las conozco y ellas me siguen.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (15, 9-11)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios de poder y de misericordia, cuya gracia convierte al pecador en justo y da felicidad al afligido, conserva en nosotros el don de tu amor, para que podamos perseverar con fortaleza en la fe que nos ha justificado. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


CANTEMOS LA GRANDEZA DEL SEÑOR. ALELUYA.

miércoles, 21 de mayo de 2014

MIÉRCOLES DE LA QUINTA SEMANA DE PASCUA

QUE MI BOCA, SEÑOR,
SE LLENE DE ALABANZAS PARA PODER CANTARTE;
ENTONCES MIS LABIOS SE ESTREMECERÁN DE JÚBILO. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Permanezcan en mí y yo en ustedes, dice el Señor; el que permanece en mí da fruto abundante.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (15, 1-8)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto.

Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho. Permanezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí nada pueden hacer. Al que no permanece en mí se le echa fuera, como al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro misericordioso, que salvas al pecador y lo llamas a tu amistad, atrae hacia ti el corazón de tus hijos, libres ya de las tinieblas por el don de la fe, y no permitas que se aparten de ti, que eres la luz verdadera. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


VAYAMOS CON ALEGRÍA AL ENCUENTRO DEL SEÑOR. ALELUYA.

martes, 20 de mayo de 2014

MARTES DE LA QUINTA SEMANA DE PASCUA (Memoria libre de San Bernardino de Siena, presbítero)

ALABEMOS A NUESTRO DIOS TODOS CUANTOS LO TEMEMOS,
PEQUEÑOS Y GRANDES, PORQUE HA LLEGADO
YA LA SALVACIÓN, EL PODER Y EL REINADO DE SU CRISTO. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Cristo tenía que morir y resucitar de entre los muertos, para entrar así en su gloria.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (14, 27-31)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “La paz les dejo, mi paz les doy. No se la doy como la da el mundo. No pierdan la paz ni se acobarden. Me han oído decir: ‘Me voy, pero volveré a su lado’. Si me amaran, se alegrarían de que me vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Se los he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean.

Ya no hablaré muchas cosas con ustedes, porque se acerca el príncipe de este mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo sepa que amo al Padre y que cumplo exactamente lo que el Padre me ha mandado”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, que por medio de la resurrección de tu Hijo nos has abierto las puertas de la vida eterna, concédenos creer fielmente en ti y esperar confiadamente el cumplimiento de tus promesas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


BENDIGAMOS AL SEÑOR ETERNAMENTE. ALELUYA.

lunes, 19 de mayo de 2014

LUNES DE LA QUINTA SEMANA DE PASCUA

HA RESUCITADO JESÚS, EL BUEN PASTOR,
QUE DIO LA VIDA POR SUS OVEJAS
Y QUE SE DIGNÓ MORIR PARA SALVARNOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
El Espíritu Santo les enseñará todas las cosas y les recordará todo cuanto yo les he dicho, dice el Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (14, 21-26)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El que acepta mis mandamientos y los cumple, ése me ama. Al que me ama a mí, lo amará mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a él”.

Entonces le dijo Judas (no el Iscariote): “Señor, ¿por qué razón a nosotros sí te nos vas a manifestar y al mundo no?” Le respondió Jesús: “El que me ama, cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos en él nuestra morada. El que no me ama no cumplirá mis palabras. Y la palabra que están oyendo no es mía, sino del Padre, que me envió.

Les he hablado de esto ahora que estoy con ustedes; pero el Consolador, el Espíritu Santo que mi Padre les enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo cuanto yo les he dicho”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, tú que puedes darnos un mismo querer y un mismo sentir, concédenos a todos amar lo que nos mandas y anhelar lo que nos prometes, para que, en medio de las preocupaciones de esta vida, pueda encontrar nuestro corazón la felicidad verdadera. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


QUE TODOS TE ALABEN SÓLO A TI, SEÑOR. ALELUYA.

domingo, 18 de mayo de 2014

QUINTO DOMINGO DE PASCUA

CANTAD AL SEÑOR UN CÁNTICO NUEVO,
PORQUE HA HECHO MARAVILLAS Y TODOS
LOS PUEBLOS HAN PRESENCIADO SU VICTORIA. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre, si no es por mí, dice el Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (14, 1-12)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a ustedes, porque voy a prepararles un lugar. Cuando me vaya y les prepare un sitio, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy”.

Entonces Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?” Jesús le respondió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”.

Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le replicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ha visto  a mí, ha visto al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras. Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor, tú que te has dignado redimirnos y has querido hacernos hijos tuyos, míranos siempre con amor de Padre y haz que cuantos creemos en Cristo obtengamos la verdadera libertad y la herencia eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


EL SEÑOR CUIDA DE AQUELLOS QUE LO TEMEN. ALELUYA.

sábado, 17 de mayo de 2014

SÁBADO DE LA CUARTA SEMANA DE PASCUA

NOSOTROS SOMOS EL PUEBLO REDIMIDO POR DIOS;
ANUNCIEMOS LAS MARAVILLAS DEL SEÑOR,
QUE NOS HA LLAMADO DE LAS TINIEBLAS
A SU LUZ ADMIRABLE. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Si se mantienen fieles a mi palabra, dice el Señor, serán verdaderamente discípulos míos y conocerán la verdad.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (14, 7-14)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”.

Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le replicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras.

Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aun mayores, porque yo me voy al Padre; y cualquier cosa que pidan en mi nombre, yo la haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Yo haré cualquier cosa que me pidan en mi nombre”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Señor, tú que nos has hecho partícipes de la muerte y resurrección de tu Hijo por medio del bautismo, concédenos vivir de tal manera nuestros compromisos bautismales, que demos frutos abundantes de vida cristiana y podamos llegar a la plenitud del gozo eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


CANTEMOS LAS MARAVILLAS DEL SEÑOR. ALELUYA.

viernes, 16 de mayo de 2014

VIERNES DE LA CUARTA SEMANA DE PASCUA (Memoria libre de san Juan Nepomuceno, mártir)

SEÑOR, CON TU SANGRE HAS RESCATADO
A HOMBRES DE TODAS LAS RAZAS, LENGUAS,
PUEBLOS Y NACIONES Y HAS HECHO DE NOSOTROS
UN REINO DE SACERDOTES PARA DIOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre, si no es por mí, dice el Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (14, 1-6)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a ustedes, porque voy a prepararles un lugar. Cuando me vaya y les prepare un sitio, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy”.

Entonces Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?” Jesús le respondió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Señor nuestro, que nos has dado la libertad y la salvación por medio de la Sangre de tu Hijo, concédenos vivir siempre para ti y en ti encontrar la felicidad eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


JESUCRISTO ES EL REY DE LAS NACIONES. ALELUYA.

jueves, 15 de mayo de 2014

JUEVES DE LA CUARTA SEMANA DE PASCUA (Memoria de San Isidro Labrador)

CUANDO SALISTE, SEÑOR, AL FRENTE DE TU PUEBLO
Y LE ABRISTE CAMINO A TRAVÉS DEL DESIERTO,
LA TIERRA SE ESTREMECIÓ
Y HASTA LOS CIELOS SE FUNDIERON. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Señor Jesús, testigo fiel, primogénito de entre los muertos, tu amor por nosotros es tan grande, que has lavado nuestras culpas con tu sangre.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (13, 16-20)

En aquel tiempo, después de lavarles los pies a sus discípulos, Jesús les dijo:

“Yo les aseguro: el sirviente no es más importante que su amo, ni el enviado es mayor que quien lo envía. Si entienden esto y lo ponen en práctica, serán dichosos.

No lo digo por todos ustedes, porque yo sé a quiénes he escogido. Pero esto es para que se cumpla el pasaje de la Escritura, que dice: El que comparte mi pan me ha traicionado. Les digo esto ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, crean que Yo soy.

Yo les aseguro: el que recibe al que yo envío, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me ha enviado”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios de inefable misericordia, que, al redimir al hombre, le otorgaste una dignidad mayor que la que tuvo en sus orígenes, bendice a quienes te has dignado hacernos hijos tuyos por medio del bautismo, y conserva siempre en nosotros tu gracia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


PROCLAMARÉ SIN CESAR LA MISERICORDIA DEL SEÑOR. ALELUYA.

miércoles, 14 de mayo de 2014

FIESTA DE SAN MATÍAS, APÓSTOL

NO SOIS VOSOTROS LOS QUE ME HABÉIS ELEGIDO,
DICE EL SEÑOR; SOY YO QUIEN OS HA ELEGIDO;
PARA QUE VAYÁIS Y DEIS FRUTO
Y ESE FRUTO PERDURE. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den fruto y su fruto permanezca.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (15, 9-17)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Señor Dios, tú que llamaste a san Matías a formar parte del grupo de tus Apóstoles, concédenos, por sus méritos, corresponder al don de tu amor para que podamos llegar a compartir la gloria de tus elegidos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


LO PUSO EL SEÑOR ENTRE LOS JEFES DE SU PUEBLO

martes, 13 de mayo de 2014

MARTES DE LA CUARTA SEMANA DE PASCUA (Memoria de la Virgen de Fátima)

ALEGRÉMONOS, REGOCIJÉMONOS Y DEMOS GRACIAS,
PORQUE EL SEÑOR, NUESTRO DIOS OMNIPOTENTE,
HA EMPEZADO A REINAR. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor; yo las conozco y ellas me siguen.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (10, 22-30)

Por aquellos días, se celebraba en Jerusalén la fiesta de la dedicación del templo. Era invierno. Jesús se paseaba por el templo, bajo el pórtico de Salomón. Entonces lo rodearon los judíos y le preguntaron: “¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo claramente”.

Jesús les respondió: “Ya se los he dicho y no me creen. Las obras que hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí, pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy la vida eterna y no perecerán jamás; nadie las arrebatará de mi mano. Me las ha dado mi Padre, y él es superior a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del padre. El Padre y yo somos uno”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios Padre todopoderoso, concede a quienes celebramos la resurrección de Cristo, vivir plenamente la alegría de nuestra salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


ALABEN AL SEÑOR TODOS LOS PUEBLOS. ALELUYA

lunes, 12 de mayo de 2014

LUNES DE LA CUARTA SEMANA DE PASCUA (Memoria libre de los Santos Nereo y Aquileo; o de san Pancracio, mártires)

CRISTO RESUCITADO, YA NO PUEDE MORIR;
LA MUERTE YA NO TIENE DOMINIO SOBRE ÉL. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo soy el buen pastor, dice el Señor; yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (10, 11-18)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor.

El Padre me ama porque doy mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita; yo la doy porque quiero. Tengo poder para darla y lo tengo también para volverla a tomar. Este es el mandato que he recibido de mi Padre”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, que por medio de la muerte de tu Hijo has redimido al mundo de la esclavitud del pecado, concédenos participar ahora de la santa alegría pascual y, después en el cielo, de la felicidad eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

ESTOY SEDIENTO DEL DIOS QUE DA LA VIDA. ALELUYA
y es Di� � o ��q �ok s de los siglos.


Amén.


EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTARÁ. ALELUYA

domingo, 11 de mayo de 2014

CUARTO DOMINGO DE PASCUA - DOMINGO DEL BUEN PASTOR Y JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

ALABEMOS AL SEÑOR LLENOS DE GOZO,
PORQUE LA TIERRA ESTÁ LLENA DE SU AMOR
Y SU PALABRA HIZO LOS CIELOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo soy el buen pastor, dice el Señor; yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (10, 1-10)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Yo les aseguro que el que no entra por la puerta del redil de las ovejas, sino que salta por otro lado, es un ladrón, un bandido; pero el que entra por la puerta, ése es el pastor de las ovejas. A ése le abre el que cuida la puerta, y las ovejas reconocen su voz; él llama a cada una por su nombre y las conduce afuera. Y cuando ha sacado a todas sus ovejas, camina delante de ellas, y ellas lo siguen, porque conocen su voz. Pero a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños”.

Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron lo que les quería decir. Por eso añadió: “Les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes que yo, son ladrones y bandidos; pero mis ovejas no los han escuchado.

Yo soy la puerta; quien entre por mí se salvará, podrá entrar y salir y encontrará pastos. El ladrón sólo viene a robar, a matar y a destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios omnipotente y misericordioso, guíanos a la felicidad eterna de tu Reino, a fin de que el pequeño rebaño de tu Hijo pueda llegar seguro a donde ya está su Pastor, resucitado, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.


EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTARÁ. ALELUYA

sábado, 10 de mayo de 2014

SÁBADO DE LA TERCERA SEMANA DE PASCUA

POR EL BAUTISMO, HABÉIS SIDO SEPULTADOS CON CRISTO
Y CON ÉL HABÉIS SIDO RESUCITADOS, PORQUE
HABÉIS CREÍDO EN EL PODER DE DIOS,
QUE LO RESUCITÓ DE ENTRE LOS MUERTOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Tus palabras, Señor, son espíritu y vida. Tú tienes palabras de vida eterna.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 60-69)

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús dijeron al oír sus palabras: “Este modo de hablar es intolerable, ¿quién puede admitir eso?”

Dándose cuenta Jesús de que sus discípulos murmuraban, les dijo: “¿Esto los escandaliza? ¿Qué sería si vieran al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es quien da la vida; la carne para nada aprovecha. Las palabras que les he dicho son espíritu y vida, y a pesar de esto, algunos de ustedes no creen”. (En efecto, Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo habría de traicionar). Después añadió: “Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede”.

Desde entonces, muchos de sus discípulos se echaron para atrás y ya no querían andar con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: “¿También ustedes quieren dejarme?” Simón Pedro le respondió: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, que por medio del bautismo haces participar de la vida de Cristo a los que creen en ti, protégenos de los engaños del enemigo, para que podamos conservar fielmente el don de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

AMÉN.


¿CÓMO LE PAGARÉ AL SEÑOR TODO EL BIEN QUE ME HA HECHO? ALELUYA

viernes, 9 de mayo de 2014

VIENES DE LA TERCERA SEMANA DE PASCUA

DIGNO ES EL CORDERO QUE FUE SACRIFICADO,
DE RECIBIR EL PODER, LA RIQUEZA, LA SABIDURÍA,
LA FUERZA Y EL HONOR. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él, dice el Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 52-59)

En aquel tiempo, los judíos se pusieron a discutir entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?”

Jesús les dijo: “Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.

Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí.

Este es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan vivirá para siempre”.

Esto lo dijo Jesús enseñando en la sinagoga de Cafarnaúm.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios todopoderoso, que nos has dado la gracia de conocer la resurrección de tu Hijo, haz que resucitemos a una vida nueva por medio de tu Espíritu de amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


QUE ACLAMEN AL SEÑOR TODOS LOS PUEBLOS. ALELUYA

jueves, 8 de mayo de 2014

JUEVES DE LA TERCERA SEMANA DE PASCUA

CANTEMOS AL SEÑOR, PUES SU VICTORIA ES GRANDE.
ALABEMOS AL SEÑOR, PORQUE ÉL
ES NUESTRA FORTALEZA Y SALVACIÓN. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice el Señor; el que coma de este pan vivirá para siempre.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 44-51)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre, que me ha enviado; y a ése yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: Todos serán discípulos de Dios. Todo aquel que escucha al Padre y aprende de él, se acerca a mí. No es que alguien haya visto al Padre, fuera de aquel que procede de Dios. Ese sí ha visto al Padre.

Yo les aseguro: el que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron el maná en el desierto y sin embargo, murieron. Este es el pan que ha bajado del cielo para que, quien lo coma, no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre, y el pan que yo les voy a dar es mi carne para que el mundo tenga vida”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Señor, muéstranos siempre ese amor que en estos días de Pascua nos has revelado con mayor claridad, y concédenos que, libres del error y del pecado, sigamos con fidelidad tus enseñanzas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


TU SALVACIÓN, SEÑOR, ES PARA TODOS. ALELUYA

miércoles, 7 de mayo de 2014

MIÉRCOLES DE LA TERCERA SEMANA DE PASCUA

QUE MI BOCA, SEÑOR, SE LLENE DE ALABANZAS
PARA PODER CANTARTE; ENTONCES MIS LABIOS
SE ESTREMECERÁN DE JÚBILO. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
El que cree en mí tiene vida eterna, dice el Señor, y yo lo resucitaré en el último día.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 35-40)

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed. Pero como ya les he dicho: me han visto y no creen. Todo aquel que me da el Padre viene hacia mí; y al que viene a mí yo no lo echaré fuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Y la voluntad del que me envió es que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el último día. La voluntad de mi Padre consiste en que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y yo lo resucite en el último día”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Ayuda, Señor, con generosidad, a estos hijos tuyos a quienes has concedido el don de la fe, para que puedan, un día, alcanzar la felicidad eterna con tu Hijo resucitado, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.

Amén.


LAS OBRAS DEL SEÑOR SON ADMIRABLES. ALELUYA

martes, 6 de mayo de 2014

MARTES DE LA TERCERA SEMANA DE PASCUA

ALABEMOS A NUESTRO DIOS TODOS CUANTOS LO TEMEMOS,
PEQUEÑOS Y GRANDES, PORQUE HA LLEGADO YA LA SALVACIÓN,
EL PODER Y EL REINADO DE SU CRISTO. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Yo soy el pan de la vida, dice el Señor; el que viene a mí ya no tendrá hambre.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 30-35)

En aquel tiempo, la gente le preguntó a Jesús: “¿Qué señal vas a realizar tú, para que la veamos y podamos creerte? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Les dio a comer pan del cielo”.

Jesús les respondió: “Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan del cielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo”.

Entonces le dijeron: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les contestó: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, que abres las puertas de tu Reino a quienes renacen del agua y del Espíritu Santo, haz fructificar en nosotros la gracia del bautismo para que, libres de toda culpa, podamos alcanzar la herencia que nos has prometido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


EN TUS MANOS, SEÑOR, ENCOMIENDO MI ESPÍRITU. ALELUYA

lunes, 5 de mayo de 2014

LUNES DE LA TERCERA SEMANA DE PASCUA

HA RESUCITADO JESÚS, EL BUEN PASTOR,
QUE DIO LA VIDA POR SUS OVEJAS
Y QUE SE DIGNÓ MORIR PARA SALVARNOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (6, 22-29)

Después de la multiplicación de los panes, cuando Jesús dio de comer a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el lago. Al día siguiente, la multitud, que estaba en la otra orilla del lago, se dio cuenta de que allí no había más que una sola barca y de que Jesús no se había embarcado con sus discípulos, sino que éstos habían partido solos. En eso llegaron otras barcas desde Tiberíades al lugar donde la multitud había comido el pan. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaúm para buscar a Jesús.

Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo llegaste acá?” Jesús les contestó: “Yo les aseguro que ustedes no me andan buscando por haber visto señales milagrosas, sino por haber comido de aquellos panes hasta saciarse. No trabajen por ese alimento que se acaba, sino por el alimento que dura para la vida eterna y que les dará el Hijo del hombre; porque a éste, el Padre Dios lo ha marcado con su sello”.

Ellos le dijeron: “¿Qué necesitamos para llevar a cabo las obras de Dios?” Respondió Jesús: “La obra de Dios consiste en que crean en aquel a quien él ha enviado”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Señor, tú que iluminas a los extraviados con la luz de tu Evangelio para que vuelvan al camino de la verdad, concede a cuantos nos llamamos cristianos, imitar fielmente a Cristo y rechazar lo que pueda alejarnos de Él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.


DICHOSO EL QUE CUMPLE LA VOLUNTAD DEL SEÑOR. ALELUYA

domingo, 4 de mayo de 2014

TERCER DOMINGO DE PASCUA

ACLAMAD AL SEÑOR, HABITANTES TODOS DE LA TIERRA,
CANTAD UN HIMNO A SU NOMBRE,
DADLE GRACIAS Y ALABADLO. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Señor Jesús, haz que comprendamos la Sagrada Escritura. Enciende nuestro corazón mientras nos hablas.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (24, 13-35)

El mismo día de la resurrección, iban dos de los discípulos hacia un pueblo llamado Emaús, situado a unos once kilómetros de Jerusalén, y comentaban todo lo que había sucedido.

Mientras conversaban y discutían, Jesús se les acercó y comenzó a caminar con ellos; pero los ojos de los dos discípulos estaban velados y no lo reconocieron. El les preguntó: “¿De qué cosas vienen hablando, tan llenos de tristeza?”

Uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: “¿Eres tú el único forastero que no sabe lo que ha sucedido estos días en Jerusalén?” El les preguntó: “¿Qué cosa?” Ellos le respondieron: “Lo de Jesús el nazareno, que era un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo. Cómo los sumos sacerdotes y nuestros jefes lo  entregaron para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él sería el libertador de Israel, y sin embargo, han pasado ya tres días desde que estas cosas sucedieron. Es cierto que algunas mujeres de nuestro grupo nos han desconcertado, pues fueron de madrugada al sepulcro, no encontraron el cuerpo y llegaron contando que se les habían aparecido unos ángeles, que les dijeron que estaba vivo. Algunos de nuestros compañeros fueron al sepulcro y hallaron todo como habían dicho las mujeres, pero a él no lo vieron”.

Entonces Jesús les dijo: “¡Qué insensatos son ustedes y qué duros de corazón para creer todo lo anunciado por los profetas! ¿Acaso no era necesario que el Mesías padeciera todo esto y así entrara en su gloria?” Y comenzando por Moisés y siguiendo con todos los profetas, les explicó todos los pasajes de la Escritura que se referían a él.

Ya cerca del pueblo a donde se dirigían, él hizo como que iba más lejos; pero ellos le insistieron, diciendo: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde y pronto va a oscurecer”. Y entró para quedarse con ellos. Cuando estaban a la mesa, tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él se les desapareció. Y ellos se decían el uno al otro: “¡Con razón nuestro corazón ardía, mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras!”

Se levantaron inmediatamente y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, los cuales les dijeron: “De veras ha resucitado el Señor y se le ha aparecido a Simón”. Entonces ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Señor, tú que nos has renovado en el espíritu al devolvernos la dignidad de hijos tuyos, concédenos aguardar, llenos de júbilo y esperanza, el día glorioso de la resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


ENSÉÑANOS, SEÑOR, EL CAMINO DE LA VIDA. ALELUYA

sábado, 3 de mayo de 2014

FIESTA DE LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

QUE NUESTRA ÚNICA GLORIA SEA LA CRUZ
DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EN QUIEN
ESTÁ NUESTRA SALVACIÓN, NUESTRA VIDA Y RESURRECCIÓN
Y POR QUIEN HEMOS SIDO REDIMIDOS Y LIBERADOS. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque con tu santa cruz redimiste al mundo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (3, 13-17)

En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por él”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios nuestro, que quisiste que tu Hijo muriera en la Cruz para salvar a todos los hombres, concédenos aceptar por su amor la cruz del sufrimiento aquí en la tierra, para poder gozar en el cielo los frutos de su redención. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


NO OLVIDEMOS LAS HAZAÑAS DEL SEÑOR