La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

viernes, 31 de agosto de 2012

SAN RAMÓN NONATO, RELIGIOSO


Patrón de las mujeres en período de gestación.
Ramón significa: “protegido por la divinidad” (Ra=divinidad. Mon= protegido)


San Ramón nació de familia noble en Portell, cerca de Barcelona, España en el año 1200. Recibió el sobrenombre de non natus (no nacido), porque su madre murió en el parto antes de que el niño viese la luz. Con el permiso de su padre, el santo ingresó en la orden de los Mercedarios, que acababa de fundarse. San Pedro Nolasco, el fundador, recibió la profesión de Ramón en Barcelona.

Progresó tan rápidamente en virtud que, dos o tres años después de profesar, sucedió a San Pedro Nolasco en el cargo de "redentor o rescatador de cautivos". Enviado al norte de África con una suma considerable de dinero, Ramón rescató en Argel a numerosos esclavos. Cuando se le acabó el dinero, se ofreció como rehén por la libertad de ciertos prisioneros cuya situación era desesperada y cuya fe se hallaba en grave peligro. Pero el sacrificio de San Ramón no hizo más que exasperar a los infieles, quienes le trataron con terrible crueldad. Sin embargo, el magistrado principal, temiendo que si el santo moría no se pudiese obtener la suma estipulada por la libertad de los prisioneros a los que representaba, dio orden de que se le tratase más humanamente. Con ello, el santo pudo salir a la calle, lo que aprovechó para confortar y alentar a los cristianos y hasta llegó a convertir y bautizar a algunos mahometanos. Al saberlo, el gobernador le condenó a morir empalado, pero quienes estaban interesados en cobrar la suma del rescate consiguieron que se le conmutase la pena de muerte por la de flagelación. San Ramón no perdió por ello el valor, sino que prosiguió la tarea de auxiliar a cuantos se hallaban en peligro, sin dejar escapar la menor ocasión de ayudarlos.

San Ramón encaró dos grandes dificultades. No tenía ya un solo centavo para rescatar cautivos y  predicar el cristianismo a los musulmanes equivalía a la pena de muerte. Pero nada lo detuvo ante el llamado del Señor. Consciente del martirio inminente, volvió a instruir y exhortar tanto a los cristianos como a los infieles. El gobernador, enfurecido ante tal audacia, ordenó que se azotase al santo en todas las esquinas de la ciudad y que se le perforasen los labios con un hierro candente. Mandó ponerle en la boca un candado, cuya llave guardaba él mismo y sólo la daba al carcelero a la hora de las comidas. En esa angustiosa situación pasó San Ramón ocho meses, hasta que San Pedro Nolasco pudo finalmente enviar  algunos miembros de su orden a rescatarle. San Ramón hubiese querido quedarse para asistir a los esclavos en África, sin embargo, obedeció la orden de su superior y pidió a Dios que aceptase sus lágrimas, ya que no le había considerado digno de derramar su sangre por las almas de sus prójimos.

A su vuelta a España, en 1239, fue nombrado cardenal por Gregorio IX, pero permaneció tan indiferente a ese honor que no había buscado, que no cambió ni sus vestidos, ni su pobre celda del convento de Barcelona, ni su manera de vivir. El Papa le llamó más tarde a Roma. San Ramón obedeció, pero emprendió el viaje como el religioso más humilde. Dios dispuso que sólo llegase hasta Cardona, a unos diez kilómetros de Barcelona, donde le sorprendió una violenta fiebre que le llevó a la tumba. El santo tenía aproximadamente treinta y seis años cuando murió  el 31 de agosto de 1240. Cardona pronto se transformó en meta de peregrinaciones. Fue sepultado en la capilla de San Nicolás de Portell.

El Papa Alejandro VII lo incluyó en el Martirologio Romano en 1657. San Ramón Nonato es el patrono de las mujeres embarazadas y las parteras debido a las circunstancias de su nacimiento.

La comisión nombrada por el Papa Benedicto XIV propuso suprimir del calendario general la fiesta de San Ramón por la dificultad de encontrar documentos fidedignos sobre su vida.



FERIA DE LA 21A. SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


Velen y oren, para que puedan presentarse sin temor ante el Hijo del hombre. Aleluya.

Del Santo Evangelio según San Mateo (25, 1-13)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a diez jóvenes, que tomando sus lámparas, salieron al encuentro del esposo. Cinco de ellas eran descuidadas y cinco, previsoras. Las descuidadas llevaron sus lámparas, pero no llevaron aceite para llenarlas de nuevo; las previsoras, en cambio, llevaron cada una un frasco de aceite junto con su lámpara. Como el esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.

A medianoche se oyó un grito: ‘¡Ya viene el esposo! ¡Salgan a su encuentro!’ Se levantaron entonces todas aquellas jóvenes y se pusieron a preparar sus lámparas, y las descuidadas dijeron a las previsoras: ‘Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando’. Las previsoras les contestaron: ‘No, porque no va a alcanzar para ustedes y para nosotras. Vayan mejor a donde lo venden y cómprenlo’. Mientras aquéllas iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban listas entraron con él al banquete de bodas y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras jóvenes y dijeron: ‘Señor, señor, ábrenos’. Pero él les respondió: ‘Yo les aseguro que no las conozco’.

Estén, pues, preparados, porque no saben ni el día ni la hora”.
Palabra del Señor.


Dios eterno y todopoderoso, conduce nuestra vida por el camino de tus mandamientos para que, unidos a tu Hijo amado, podamos producir frutos abundantes. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.
"Estad Atentos"
Mensaje del Andas Procesional de Jesús Nazareno de La Merced
La Antigua Guatemala. Año 2012

jueves, 30 de agosto de 2012

FIESTA DE SANTA ROSA DE LIMA, VIRGEN. PATRONA DE AMÉRICA LATINA


Permanezcan en mi amor. El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante. Aleluya.

Del Santo Evangelio según San Mateo (13, 44-46)

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo.

El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra”.

Palabra del Señor.
Dios nuestro, que impulsaste a santa Rosa de Lima a renunciar al mundo para consagrarse a una vida de austeridad por amor tuyo, enciéndenos con ese mismo amor para que, viviendo auténticamente nuestro cristianismo en el mundo, nos esforcemos en ganarlo para ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Amén.

miércoles, 29 de agosto de 2012

MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA


Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos, dice el Señor. Aleluya.

Del Santo Evangelio según San Marcos (6, 17-29)

En aquel tiempo, Herodes había mandado apresar a Juan el Bautista y lo había metido y encadenado en la cárcel. Herodes se había casado con Herodías, esposa de su hermano Filipo, y Juan le decía: “No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano”. Por eso Herodes lo mandó encarcelar.

Herodías sentía por ello gran rencor contra Juan y quería quitarle la vida, pero no sabía cómo, porque Herodes miraba con respeto a Juan, pues sabía que era un hombre recto y santo, y lo tenía custodiado. Cuando lo oía hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo.

La ocasión llegó cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea, con motivo de su cumpleaños. La hija de Herodías bailó durante la fiesta y su baile les gustó mucho a Herodes y a sus invitados. El rey le dijo entonces a la joven: “Pídeme lo que quieras y yo te lo daré”. Y le juró varias veces: “Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”. Ella fue a preguntarle a su madre: “¿Qué le pido?” Su madre le contestó: “La cabeza de Juan el  Bautista”. Volvió ella inmediatamente junto al rey y le dijo: “Quiero que me des ahora mismo, en una charola, la cabeza de Juan el Bautista”.

El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento y a los convidados, no quiso desairar a la joven, y enseguida mandó a un verdugo que trajera la cabeza de Juan. El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una charola, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre. Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.

Palabra del Señor.


Dios nuestro, que elegiste a san Juan Bautista para preparar, con su predicación y ejemplo, la venida de Cristo y dar con su muerte testimonio de la verdad y la justicia, concédenos, por su intercesión, anunciar y atestiguar con nuestra vida toda la verdad del Evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

martes, 28 de agosto de 2012

SAN AGUSTÍN, EJEMPLO DE CONVERSIÓN


“Nos has hecho para ti, Señor, y nuestro corazón estará insatisfecho hasta que descanse en ti” San Agustín.

Una de las autobiografías más famosas del mundo, las Confesiones de San Agustín, comienza de esta manera: “Grande eres Tú, oh Señor, digno de alabanza… Tú nos has creado para Ti, Oh Señor y nuestros corazones estarán errantes hasta que descansen en Ti” (Confesiones, Capítulo 1). Durante mil años, antes de la publicación de la Imitación de Cristo, Confesiones fue el manual más común de la vida espiritual. Dicho libro ha tenido más lectores que cualquiera de las otras obras de San Agustín. El mismo escribió sus Confesiones diez años después de su conversión y luego de ser sacerdote durante ocho años. En el libro, San Agustín se confiesa con Dios, narrando el escrito dirigido al Señor. San Agustín le admite a Dios: “Tarde te amé, oh Belleza, siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé” (Confesiones, Capítulo 10)

Muchos aprenden a través de su autobiografía a acercar sus corazones al corazón de Dios, el único lugar donde encontrar la verdadera felicidad… ¿Quién fue este ‘pecador que llegó a ser un santo’ en la Iglesia?

Saludamos fraternalmente a la comunidad católica de Sumpango Sacatepéquez, San Agustín Acasaguastlan y todos los demás municipios y comunidades que celebran el día de hoy su fiesta titular en honor a su santo patrono, San Agustín Obispo, esperando en Dios que todas las actividades que realicen (desde los rezos, la Santa Eucaristía, los rezados y demás) motiven más la fe y la conversión de las almas hacia Dios…

Iglesia Parroquial de Sumpango, Sacatepéquez (13/08/2012)

Iglesia Parroquial de San Agustín Acasaguastlán, El Progreso

MEMORIA DE SAN AGUSTÍN, OBISPO Y DOCTOR DE LA IGLESIA

La palabra de Dios es viva y eficaz y descubre los pensamientos e intenciones del corazón. Aleluya.

Del Santo Evangelio según San Mateo (23, 23-26)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos: “¡Ay de ustedes escribas y fariseos hipócritas, porque pagan el diezmo de la menta, del anís y del comino, pero descuidan lo más importante de la ley, que son la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que tenían que practicar, sin descuidar aquello.

¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito, pero se tragan el camello! ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera los vasos y los platos, mientras que por dentro siguen sucios con su rapacidad y codicia! ¡Fariseo ciego!, limpia primero por dentro el vaso y así quedará también limpio por fuera”.
Palabra del Señor.



Enciende, Señor, en nosotros el fuego con que inflamaste el corazón de san Agustín, a fin de que, sedientos como él de sabiduría y de amor, no descansemos hasta encontrarte a ti, verdad eterna e infinita bondad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Amén.

lunes, 27 de agosto de 2012

EL EJEMPLO DE SANTA MÓNICA

Santa Mónica (tomando el ejemplo de vida de la Santísima Virgen María) es una gran guía y mentora para todos nosotros, es el vivo ejemplo de una madre abnegada que nunca perdió la fe, siempre estuvo orando y pidiéndole a Dios por la conversión y el bienestar de su hijo, San Agustín, quien antes de ser santo, fue alejándose cada vez más de la fe y cayendo en mayores y peores pecados y errores. Esto no hizo que la fe de esta gran madre con carácter y siempre le pidió a Dios por la conversión de su hijo, quedando viuda cuando su hijo tenía 17 años, nunca desistió en su lucha y logró su objetivo, su sueño, su anhelo, que su hijo Agustín dejara el mal y sirviera a Dios.

Santa Mónica es un gran ejemplo de lucha y perseverancia, más en nuestros días en los cuales el porcentaje de madres que tienen que criar a sus hijos solas por la ausencia del padre (por diversos motivos y razones) es elevado, ella es el vivo ejemplo de que, aún en los momentos más difíciles y oscuros de la vida, si estamos firmemente afianzados en Dios, tomados de su mano, nada es imposible, al contrario, hasta el corazón más duro y alejado del Todopoderoso puede volver a Él, para Dios nada es imposible.

Pidamos con fe, al ejemplo de Santa Mónica, para que si en nuestras familias o con nuestros amigos tenemos a alguien que se ha apartado de los caminos de Dios, pueda volver a Él y que nosotros nunca nos cansemos de pedirle, al contrario, a cada momento, cada día de nuestra vida orar con fe por nuestra conversión y de las demás personas que tienen Hambre de Dios...


MEMORIA DE SANTA MÓNICA

Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor, yo las conozco y ellas me siguen. Aleluya.

Del Santo Evangelio según San Mateo (23, 13-22)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, porque les cierran a los hombres el Reino de los cielos! Ni entran ustedes ni dejan pasar a los que quieren entrar.

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que recorren mar y tierra para ganar un adepto, y cuando lo consiguen, lo hacen todavía más digno de condenación que ustedes mismos! ¡Ay de ustedes, guías ciegos, que enseñan que jurar por el templo no obliga, pero que jurar por el oro del templo, sí obliga! ¡Insensatos y ciegos! ¿Qué es más importante, el oro o el templo, que santifica al oro?

También enseñan ustedes que jurar por el altar no obliga, pero que jurar por la ofrenda que está sobre él, sí obliga. ¡Ciegos! ¿Qué es más importante, la ofrenda o el altar, que santifica a la ofrenda? Quien jura, pues, por el altar, jura por él y por todo lo que está sobre él. Quien jura por el templo, jura por él y por aquel que lo habita. Y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que está sentado en él”.
Palabra del Señor.


Dios de misericordia y de consuelo, que escuchaste la insistente oración de santa Mónica por la conversión de su hijo Agustín, concédenos, por su intercesión, una viva contrición de nuestros pecados y la seguridad infinita de tu perdón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.

domingo, 26 de agosto de 2012

LOS EVANGELISTAS EN EL NUEVO TESTAMENTO

Los cuatro autores de los Evangelios (San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan) han sido relacionados simbólicamente con los cuatro seres vivientes (Apocalipsis 4, 7):

"El primer Viviente, como un león; el segundo Viviente, como un novillo; el tercer Viviente tiene un rostro como de hombre; el cuarto viviente es como un águila en vuelo." Apocalipsis 4, 7. El Apocalipsis se inspira en los símbolos del Antiguo Testamento.

Ezequiel 1,10: En cuanto a la forma de sus caras, era una cara de hombre, y los cuatro tenían cara de león a la derecha, los cuatro tenían cara de toro a la izquierda, y los cuatro tenían cara de águila.

Ezequiel 10, 1-22 relata la visión del trono de los Querubines con cuatro caras cada uno. 

SÍMBOLOS DE LOS CUATRO EVANGELISTAS

HOMBRE (MATEO)

LEÓN (MARCOS)

NOVILLO/TORO (LUCAS)

ÁGUILA (JUAN)

Fotografías: Alejandro Quevedo (Cuaresma y Semana Santa, El Tejar Chimaltenango)

Oración a María Auxiliadora (Escrita por San Juan Bosco)

¡Oh María Virgen poderosa! Tú, la grande e ilustre defensora de la Iglesia; Tú, Auxiliadora del pueblo cristiano; Tú, terrible como un ejército en orden de batalla; Tú, que sola destruyes los errores del mundo, defiéndenos en nuestras angustias, auxílianos en nuestras luchas, socórrenos en nuestras necesidades, y en la hora de la muerte, recíbenos en el eterno gozo. 
Amén.

XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

Tus palabras, Señor, son espíritu y vida. Tú tienes palabras de vida eterna. Aleluya.


Del Santo Evangelio según San Juan (6, 55. 60-69)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida”. Al oír sus palabras, muchos discípulos de Jesús dijeron: “Este modo de hablar es intolerable, ¿quién puede admitir eso?”

Dándose cuenta Jesús de que sus discípulos murmuraban, les dijo: “¿Esto los escandaliza? ¿Qué sería si vieran al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es quien da la vida; la carne para nada aprovecha. Las palabras que les he dicho son espíritu y vida, y a pesar de esto, algunos de ustedes no creen”. (En efecto, Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo habría de traicionar). Después añadió: “Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede”.

Desde entonces, muchos de sus discípulos se echaron para atrás y ya no querían andar con Él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: “¿También ustedes quieren dejarme?” Simón Pedro le respondió: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios”. 
Palabra del Señor.


Dios nuestro, Tú que puedes darnos un mismo querer y un mismo sentir, concédenos a todos amar lo que nos mandas y anhelar lo que nos prometes para que, en medio de las preocupaciones de esta vida, pueda encontrar nuestro corazón la felicidad verdadera. Por Jesucristo, nuestro Señor. 
Amén.

sábado, 25 de agosto de 2012

BUSCANDO NUESTRO CAMINO HACIA DIOS Y MARÍA

Algunas veces a lo largo de nuestra vida descuidamos algo muy valioso, NUESTRA FE, dejamos que las cosas que pasan a nuestro alrededor apaguen el fuego del amor hacia Dios y María y poco a poco, sin darnos cuenta, nuestra fe va disminuyendo hasta que nos sentimos muy lejos de Dios. Es necesario que volvamos a Él, puesto que de Él somos, de Él venimos y hacia Él vamos y que mejor hacerlo de la mano de María Santísima quien desde siempre ha intercedido por todos nosotros... 

No dejemos que nuestra fe desmaye, al contrario, luchemos para acrecentarla cada vez más, busquemos a Dios por medio de los Sacramentos, la Santa Misa, la Oración y más para que cuando llegue el momento en que nos corresponda ir hacia el Padre, podamos estar en gracia y tener la dicha y la bendición de escuchar las palabras que le dijo a aquel buen ladrón estando en la Cruz: "Te aseguro que hoy mismo estarás Conmigo en el Paraíso"...