La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

viernes, 31 de enero de 2014

MEMORIA DE SAN JUAN BOSCO, PRESBÍTERO

DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MÍ, DICE EL SEÑOR,
Y NO SE LOS IMPIDÁIS, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE DIOS.

ALELUYA, ALELUYA.
Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (4, 26-34)

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra: que pasan las noches y los días, y sin que él sepa cómo, la semilla germina y crece; y la tierra, por si sola, va produciendo el fruto: primero los tallos, luego las espigas y después los granos en las espigas. Y cuando ya están maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha”.

Les dijo también: “¿Con qué compararemos el Reino de Dios? ¿Con qué parábola lo podremos representar? Es como una semilla de mostaza que, cuando se siembra, es la más pequeña de las semillas; pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los pájaros pueden anidar a su sombra”.

Y con otras muchas parábolas semejantes les estuvo exponiendo su mensaje, de acuerdo con lo que ellos podían entender. Y no les hablaba sino en parábolas; pero a sus discípulos les explicaba todo en privado.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, que en la persona de san Juan Bosco otorgaste a la juventud un padre y un maestro, enciende nuestro corazón con el mismo amor con que encendiste el suyo, para que en la entrega total a los demás, busquemos servirte sólo a ti. Por nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

MISERICORDIA, SEÑOR, HEMOS PECADO


jueves, 30 de enero de 2014

JUEVES DE LA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

EL SEÑOR ES MI LUZ Y MI SALVACIÓN, ¿A QUIÉN TEMERÉ?
EL SEÑOR ES LA DEFENSA DE MI VIDA, ¿QUIÉN ME HARÁ TEMBLAR?
CUANDO ME ASALTAN MIS ENEMIGOS, TROPIEZAN Y CAEN.

ALELUYA, ALELUYA.
Tus palabras, Señor, son una antorcha para mis pasos y una luz en mi sendero.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (4, 21-25)

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “¿Acaso se enciende una vela para meterla debajo de una olla o debajo de la cama? ¿No es para ponerla en el candelero? Porque si algo está escondido, es para que se descubra; y si algo se ha ocultado, es para que salga a la luz. El que tenga oídos para oír, que oiga”.

Siguió hablándoles y les dijo: “Pongan atención a lo que están oyendo. La misma medida que utilicen para tratar a los demás, esa misma se usará para tratarlos a ustedes, y con creces. Al que tiene, se le dará; pero al que tiene poco, aun eso poco se le quitará”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, de quien todo bien procede, inspíranos propósitos de justicia y santidad y concédenos tu ayuda para poder cumplirlos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


DIOS LE DARÁ EL TRONO DE SU PADRE DAVID

miércoles, 29 de enero de 2014

MIÉRCOLES DE LA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

TENGO LOS OJOS PUESTOS EN EL SEÑOR,
PORQUE ÉL ME LIBRA DE TODO PELIGRO.
MÍRAME, DIOS MÍO, Y TEN PIEDAD DE MÍ,
QUE ESTOY SOLO Y AFLIGIDO.

ALELUYA, ALELUYA.
La semilla es la palabra de Dios y el sembrador es Cristo; todo aquel que lo encuentra vivirá para siempre.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (4, 1-20)

En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al Lago, y se reunió una muchedumbre tan grande, que Jesús tuvo que subir en una barca; ahí se sentó, mientras la gente estaba en tierra, junto a la orilla. Les estuvo enseñando muchas cosas con parábolas y les decía:

“Escuchen. Salió el sembrador a sembrar. Cuando iba sembrando, unos granos cayeron en la vereda; vinieron los pájaros y se los comieron. Otros cayeron en terreno pedregoso, donde apenas había tierra; como la tierra no era profunda, las plantas brotaron enseguida; pero cuando salió el sol, se quemaron, y por falta de raíz, se secaron. Otros granos cayeron entre espinas; las espinas crecieron, ahogaron las plantas y no las dejaron madurar. Finalmente, los otros granos cayeron en tierra buena; las plantas fueron brotando y creciendo y produjeron el treinta, el sesenta o el ciento por uno”. Y añadió Jesús: “El que tenga oídos para oír, que oiga”.

Cuando se quedaron solos, sus acompañantes y los Doce le preguntaron qué quería decir la parábola. Entonces Jesús les dijo: “A ustedes se les ha confiado el secreto del Reino de Dios; en cambio, a los que están fuera, todo les queda oscuro; así, por más que miren, no verán; por más que oigan, no entenderán; a menos que se arrepientan y sean perdonados”.

Y les dijo a continuación: “Si no entienden esta parábola, ¿cómo van a comprender todas las demás? ‘El sembrador’ siembra la palabra. ‘Los granos de la vereda’ son aquellos en quienes se siembra la palabra, pero cuando la acaban de escuchar, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos.

‘Los que reciben la semilla en terreno pedregoso’, son los que, al escuchar la palabra, de momento la reciben con alegría; pero no tienen raíces, son inconstantes, y en cuanto surge un problema o una contrariedad por causa de la palabra, se dan por vencidos.

‘Los que reciben la semilla entre espinas’ son los que escuchan la palabra; pero por las preocupaciones de esta vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás, que los invade, ahogan la palabra y la hacen estéril.

Por fin, ‘los que reciben la semilla en tierra buena’ son aquellos que escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha: unos, de treinta; otros, de sesenta; y otros, de ciento por uno”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Nos acogemos, Señor, a tu providencia, que nunca se equivoca, y te pedimos humildemente que apartes de nosotros todo mal y nos concedas aquello que pueda contribuir a nuestro bien. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

PROCLAMARÉ SIN CESAR LA MISERICORDIA DEL SEÑOR

martes, 28 de enero de 2014

MEMORIA DE SANTO TOMÁS DE AQUINO, OBISPO Y DOCTOR DE LA IGLESIA

EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ,
PORQUE ME HA UNGIDO PARA LLEVAR LA BUENA NUEVA
A LOS POBRES Y ANUNCIAR SU LIBERACIÓN A LOS CAUTIVOS.

ALELUYA, ALELUYA.
Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (3, 31-35)

En aquel tiempo, llegaron a donde estaba Jesús, su madre y sus parientes; se quedaron fuera y lo mandaron llamar. En torno a él estaba sentada una multitud, cuando le dijeron: “Ahí fuera están tu madre y tus hermanos, que te buscan”.

El les respondió: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” Luego, mirando a los que estaban sentados a su alrededor, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos. Porque el que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor Dios nuestro, que hiciste de Tomás de Aquino un hombre admirable por su anhelo de santidad y su dedicación a las ciencias sagradas, ayúdanos a comprender su doctrina y a imitar sus ejemplos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

EL SEÑOR ES EL REY DE LA GLORIA


lunes, 27 de enero de 2014

LUNES DE LA TERCERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

EL SEÑOR ES MI PROTECTOR;
ÉL ME LIBRÓ DE LAS MANOS DE MIS ENEMIGOS
Y ME SALVÓ, PORQUE ME AMA.

ALELUYA, ALELUYA.
Jesucristo, nuestro Salvador, ha vencido la muerte y ha hecho resplandecer la vida por medio del Evangelio.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (3, 22-30)

En aquel tiempo, los escribas que habían venido de Jerusalén, decían acerca de Jesús: “Este hombre está poseído por Satanás, príncipe de los demonios, y por eso los echa fuera”.

Jesús llamó entonces a los escribas y les dijo en parábolas: “¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? Porque si un reino está dividido en bandos opuestos no puede subsistir. Una familia dividida tampoco puede subsistir. De la misma manera, si Satanás se rebela contra sí mismo y se divide, no podrá subsistir, pues ha llegado su fin. Nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y llevarse sus cosas, si primero no lo ata. Sólo así podrá saquear la casa.

Yo les aseguro que a los hombres se les perdonarán todos sus pecados y todas sus blasfemias. Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo nunca tendrá perdón; será reo de un pecado eterno”. Jesús dijo esto, porque lo acusaban de estar poseído por un espíritu inmundo.

Palabra del Señor

ORACIÓN

Concédenos, Señor, que el curso de los acontecimientos del mundo se  desenvuelva, según tu voluntad, en la justicia y en la paz, y que tu Iglesia pueda servirte con tranquilidad y alegría. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

CONTARÁ CON MI AMOR Y MI LEALTAD



jueves, 23 de enero de 2014

JUEVES DE LA SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

CONFÍO, SEÑOR, EN TU MISERICORDIA;
ALEGRA MI CORAZÓN CON TU AUXILIO.
CANTARÉ AL SEÑOR POR EL BIEN QUE ME HA HECHO.

ALELUYA, ALELUYA.
Jesucristo, nuestro Salvador, ha vencido a la muerte y ha hecho resplandecer la vida por medio del Evangelio.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (3, 7-12)

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, seguido por una muchedumbre de galileos. Una gran multitud, procedente de Judea y Jerusalén, de Idumea y Transjordania y de la parte de Tiro y Sidón, habiendo tenido noticias de lo que Jesús hacía, se trasladó a donde él estaba.

Entonces rogó Jesús a sus discípulos que le consiguieran una barca para subir en ella, porque era tanta la multitud, que estaba a punto de aplastarlo.

En efecto, Jesús había curado a muchos, de manera que todos los que padecían algún mal, se le echaban encima para tocarlo. Cuando los poseídos por espíritus inmundos lo veían, se echaban a sus pies y gritaban: “Tú eres el Hijo de Dios”. Pero Jesús les prohibía que lo manifestaran.

Palabra del Señor.


ORACIÓN

Concédenos, Señor, ser dóciles a las inspiraciones de tu Espíritu para que realicemos siempre en nuestra vida tu santa voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo.

Amén.


EN EL SEÑOR CONFÍO Y NADA TEMO

domingo, 19 de enero de 2014

SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - DÍA DEL SEÑOR

QUE SE POSTRE ANTE TI, SEÑOR, LA TIERRA ENTERA;
QUE TODOS CANTEN HIMNOS EN TU HONOR
Y ALABANZAS A TU NOMBRE.

ALELUYA, ALELUYA.
Aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros. A todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (1, 29-34)

En aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacia él, y exclamó: “Este es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo he dicho: ‘El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo’. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel”.

Entonces Juan dio este testimonio: “Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo’. Pues bien, yo lo ví y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios”.

Palabra del Señor.
 
ORACIÓN

Dios todopoderoso y eterno, que con amor gobiernas los cielos y la tierra, escucha paternalmente las súplicas de tu pueblo y haz que los días de nuestra vida transcurran en tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

AQUÍ ESTOY, SEÑOR, PARA HACER TU VOLUNTAD



sábado, 18 de enero de 2014

MEMORIA DE SANTA MARÍA

TE ACLAMAMOS, SANTA MADRE DE DIOS,
PORQUE HAS DADO A LUZ AL REY QUE GOBIERNA CIELO
Y TIERRA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

ALELUYA, ALELUYA.
El Señor me ha enviado para anunciar a los pobres la buena nueva y proclamar la liberación a los cautivos.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (2, 13-17)

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a caminar por la orilla del lago; toda la muchedumbre lo seguía y él les hablaba. Al pasar, vio a Leví (Mateo), el hijo de Alfeo, sentado en el banco de los impuestos, y le dijo: “Sígueme”. El se levantó y lo siguió.

Mientras Jesús estaba a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaron a la mesa junto con Jesús y sus discípulos, porque eran muchos los que lo seguían. Entonces unos escribas de la secta de los fariseos, viéndolo comer con los pecadores y publicanos, preguntaron a sus discípulos: “¿Por qué su maestro come y bebe en compañía de publicanos y pecadores?”

Habiendo oído esto, Jesús les dijo: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido para llamar a los justos, sino a los pecadores”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

DE TU PODER, SEÑOR, SE ALEGRA EL REY


viernes, 17 de enero de 2014

MEMORIA DE SAN ANTONIO, ABAD

LOS JUSTOS CRECERÁN COMO PALMERAS,
SE ELEVARÁN TAN ALTO COMO CEDROS DEL LÍBANO,
PLANTADOS EN LA CASA DEL SEÑOR
EN MEDIO DE SUS PATIOS DARÁN FLORES.

ALELUYA, ALELUYA.
Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (2, 1-12)

Cuando Jesús volvió a Cafarnaúm, corrió la voz de que estaba en casa, y muy pronto se aglomeró tanta gente, que ya no había sitio frente a la puerta. Mientras él enseñaba su doctrina, le quisieron presentar a un paralítico, que iban cargando entre cuatro. Pero como no podían acercarse a Jesús por la cantidad de gente, quitaron parte del techo, encima de donde estaba Jesús, y por el agujero bajaron al enfermo en una camilla.

Viendo Jesús la fe de aquellos hombres, le dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados te quedan perdonados”. Algunos escribas que estaban allí sentados comenzaron a pensar: “¿Por qué habla éste así? Eso es una blasfemia. ¿Quién puede perdonar los pecados sino sólo Dios?”

Conociendo Jesús lo que estaban pensando, les dijo: “¿Por qué piensan así? ¿Qué es más fácil, decirle al paralítico: ‘Tus pecados te son perdonados’ o decirle: ‘Levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa?’ Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados —le dijo al paralítico—: Yo te lo mando: levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa”.

El hombre se levantó inmediatamente, recogió su camilla y salió de allí a la vista de todos, que se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: “¡Nunca habíamos visto cosa igual!”

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, que concediste a san Antonio abad, dejar por tu amor cuanto tenía para servirte heroicamente en el desierto, otórganos, por sus méritos, superar nuestro egoísmo y amarte a ti sobre todas las cosas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

PROCLAMARÉ SIN CESAR LA MISERICORDIA DEL SEÑOR



jueves, 16 de enero de 2014

JUEVES DE LA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

SÁLVANOS, SEÑOR Y DIOS NUESTRO;
REÚNENOS DE ENTRE LAS NACIONES,
PARA QUE PODAMOS AGRADECER TU PODER SANTO
Y SEA NUESTRA GLORIA EL ALABARTE.

ALELUYA, ALELUYA.
Jesús predicaba el Evangelio del Reino y curaba toda clase de enfermedades en el pueblo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (1, 40-45)
 
En aquel tiempo, se le acercó a Jesús un leproso para suplicarle de rodillas: “Si tú quieres, puedes curarme”. Jesús se compadeció de él, y extendiendo la mano, lo tocó y le dijo: “¡Sí quiero: sana!” Inmediatamente se le quitó la lepra y quedó limpio.

Al despedirlo, Jesús le mandó con severidad: “No se lo cuentes a nadie; pero para que  conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo prescrito por Moisés”.

Pero aquel hombre comenzó a divulgar tanto el hecho, que Jesús no podía ya entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera, en lugares solitarios, a donde acudían a él de todas partes.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Concédenos, Señor, Dios nuestro, amarte con todo el corazón y, con el mismo amor, amar a nuestros prójimos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.



REDÍMENOS, SEÑOR, POR TU MISERICORDIA

miércoles, 15 de enero de 2014

FIESTA DEL SANTO CRISTO DE ESQUIPULAS

QUE NUESTRA ÚNICA GLORIA
SEA LA CRUZ DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO,
EN QUIEN ESTÁ NUESTRA SALVACIÓN,
NUESTRA VIDA Y RESURRECCIÓN
Y POR QUIEN HEMOS SIDO REDIMIDOS Y LIBERADOS.

ALELUYA, ALELUYA.
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque con tu santa cruz redimiste al mundo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (3, 13-17)

En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto,  así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por él”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, que quisiste que tu Hijo muriera en la Cruz para salvar a todos los hombres, concédenos aceptar por su amor la cruz del sufrimiento aquí en la tierra, para poder gozar en el cielo los frutos de su redención. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


NO OLVIDEMOS LAS HAZAÑAS DEL SEÑOR


martes, 14 de enero de 2014

MARTES DE LA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

QUE SE POSTRE ANTE TI, SEÑOR, LA TIERRA ENTERA;
QUE TODOS CANTEN HIMNOS EN TU HONOR
Y ALABANZAS A TU NOMBRE.

ALELUYA, ALELUYA.
Reciban la palabra de Dios, no como palabra humana, sino como palabra divina, tal como es en realidad.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (1, 21-28)

En aquel tiempo, se hallaba Jesús en Cafarnaúm y el sábado fue a la sinagoga y se puso a enseñar. Los oyentes quedaron asombrados de sus palabras, pues enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.

Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se puso a gritar: “¿Qué quieres tú con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios”. Jesús le ordenó: “¡Cállate y sal de él!” El espíritu  inmundo, sacudiendo al hombre con violencia y dando un alarido, salió de él. Todos quedaron estupefactos y se preguntaban: “¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es ésta? Este hombre tiene autoridad para mandar hasta a los espíritus inmundos y lo obedecen”. Y muy pronto se extendió su fama por toda Galilea.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios todopoderoso y eterno, que con amor gobiernas los cielos y la tierra, escucha paternalmente las súplicas de tu pueblo y haz que los días de nuestra vida transcurran en tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


MI CORAZÓN SE ALEGRA EN DIOS, MI SALVADOR



lunes, 13 de enero de 2014

LUNES DE LA PRIMERA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO (Memoria libre de san Hilario, obispo y doctor de la Iglesia)

VI AL SEÑOR SENTADO EN UN TRONO EXCELSO;
LO ADORABAN UNA MULTITUD DE ÁNGELES
QUE CANTABAN A UNA SOLA VOZ:
“ESTE ES AQUÉL CUYO PODER PERMANECE ETERNAMENTE”.

ALELUYA, ALELUYA.
El Reino de Dios está cerca, dice el Señor; arrepiéntanse y crean en el Evangelio.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (1, 14-20)

Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio”

Caminaba Jesús por la orilla del lago de Galilea, cuando vio a Simón y a su hermano, Andrés, echando las redes en el lago, pues eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres”. Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Un poco más adelante, vio a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que estaban en una barca, remendando sus redes. Los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre con los trabajadores, se fueron con Jesús.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Escucha, Señor, con bondad, las súplicas de tu pueblo, y concédenos luz para conocer tu voluntad y fortaleza para cumplirla. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


TE OFRECERÉ, SEÑOR, UN SACRIFICIO

domingo, 12 de enero de 2014

FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE QUE JESÚS SE BAUTIZÓ,
SE ABRIERON LOS CIELOS Y EL ESPÍRITU SANTO
SE POSÓ SOBRE ÉL EN FORMA DE PALOMA,
Y RESONÓ LA VOZ DEL PADRE QUE DECÍA:
“ESTE ES MI HIJO AMADO, EN QUIEN HE PUESTO TODO MI AMOR”.

ALELUYA, ALELUYA.
Se abrió el cielo y resonó la voz del Padre, que decía: “Este es mi Hijo amado; escúchenlo”.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (3, 13-17)

En aquel tiempo, Jesús llegó de Galilea al río Jordán y le pidió a Juan que lo bautizara. Pero Juan se resistía, diciendo: “Yo soy quien debe ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a que yo te bautice?” Jesús le respondió: “Haz ahora lo que te digo, porque es necesario que así cumplamos todo lo que Dios quiere”. Entonces Juan accedió a bautizarlo.

Al salir Jesús del agua, una vez bautizado, se le abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios, que descendía sobre él en forma de paloma y oyó una voz que decía, desde el cielo: “Este es mi Hijo muy amado, en quien tengo mis complacencias”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios todopoderoso y eterno, que proclamaste solemnemente que Cristo era tu Hijo amado cuando fue bautizado en el Jordán y descendió el Espíritu Santo sobre él, concede a tus hijos adoptivos, renacidos del agua y del Espíritu, perseverar siempre fieles en el cumplimiento de tu voluntad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


TE ALABAMOS, SEÑOR



sábado, 11 de enero de 2014

SÁBADO DESPUÉS DE EPIFANÍA

ENVIÓ DIOS A SU HIJO, NACIDO DE UNA MUJER,
PARA QUE RECIBIÉRAMOS LA DIGNIDAD DE HIJOS ADOPTIVOS.

ALELUYA, ALELUYA.
El pueblo que habitaba en tinieblas, vio una gran luz. Sobre los que vivían en tierra de sombras una luz resplandeció.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (3, 22-30)

En aquel tiempo, fue Jesús con sus discípulos a Judea y permaneció allí con ellos, bautizando. También Juan estaba bautizando en Enón, cerca de Salim, porque ahí había agua abundante. La gente acudía y se bautizaba, pues Juan no había sido encarcelado todavía. Surgió entonces una disputa entre algunos de los discípulos de Juan y unos judíos, acerca de la purificación. Los discípulos fueron a decirle a Juan: “Mira, maestro, aquel que estaba contigo en la otra orilla del Jordán y del que tú diste testimonio, está ahora bautizando y todos acuden a él”.

Contestó Juan: “Nadie puede apropiarse nada, si no le ha sido dado del cielo. Ustedes mismos son testigos de que yo dije: ‘Yo no soy el Mesías, sino el que ha sido enviado delante de él’. En una boda, el que tiene a la novia es el novio; en cambio, el amigo del novio, que lo acompaña y lo oye hablar, se alegra mucho de oír su voz. Así también yo me lleno ahora de alegría. Es necesario que él crezca y que yo venga a menos”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios todopoderoso y eterno, que, por medio de tu Hijo, nos has hecho renacer para ti, concédenos que tu gracia nos modele a imagen de Jesucristo en quien nuestra naturaleza humana está unida a la tuya. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


EL SEÑOR ES AMIGO DE SU PUEBLO

viernes, 10 de enero de 2014

VIERNES DESPUÉS DE EPIFANÍA

UNA LUZ SE LEVANTA EN LAS TINIEBLAS
PARA LOS HOMBRES DE CORAZÓN RECTO:
EL DIOS CLEMENTE, JUSTO Y COMPASIVO.

ALELUYA, ALELUYA.
Predicaba Jesús la buena nueva del Reino y sanaba toda enfermedad en el pueblo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (5, 12-16)

En aquel tiempo, estando Jesús en un poblado, llegó un leproso, y al ver a Jesús, se postró rostro en tierra, diciendo: “Señor, si quieres, puedes curarme”. Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Quiero. Queda limpio”. Y al momento desapareció la lepra. Entonces Jesús le ordenó que no lo dijera a nadie y añadió: “Ve, preséntate al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que Moisés prescribió. Eso les servirá de testimonio”.

Y su fama se extendía más y más. Las muchedumbres acudían a oírlo y a ser curados de sus enfermedades. Pero Jesús se retiraba a lugares solitarios para orar.

Palabra del Señor.

ORACIÓN
Concédenos, Dios todopoderoso, que el nacimiento del salvador del mundo, manifestado a los Magos por medio de una estrella, sea comprendido por nosotros cada vez con mayor profundidad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

DEMOS GRACIAS Y ALABEMOS AL SEÑOR

jueves, 9 de enero de 2014

JUEVES DESPUÉS DE EPIFANÍA

EN EL PRINCIPIO Y ANTES DE TODOS LOS SIGLOS,
EL QUE ES LA PALABRA ERA DIOS, EL MISMO QUE LUEGO
SE DIGNÓ NACER COMO SALVADOR DEL MUNDO.

ALELUYA, ALELUYA.
El Señor me ha enviado para anunciar a los pobres la buena nueva y proclamar la liberación a los cautivos.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (4, 14-22)

En aquel tiempo, con la fuerza del Espíritu, Jesús volvió a Galilea. Iba enseñando en las sinagogas; todos lo alababan y su fama se extendió por toda la región.

Fue también a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito: El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la buena nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.

Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: “Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”.

Todos le daban su aprobación y admiraban la sabiduría de las palabras que salían de sus labios.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor, Dios nuestro, que por medio de tu Hijo has hecho brillar la luz eterna de tu divinidad ante todas las naciones, haz que tu pueblo descubra plenamente el misterio de Cristo, su redentor, para que, en virtud de este misterio, pueda llegar a gozar de aquella luz que no tiene ocaso. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

QUE TE ADOREN, SEÑOR, TODOS LOS PUEBLOS


miércoles, 8 de enero de 2014

MIÉRCOLES DESPUÉS DE EPIFANÍA

EL PUEBLO QUE CAMINABA EN TINIEBLAS,
VIO UNA LUZ INTENSA.
SOBRE LOS QUE VIVÍAN EN TIERRA DE SOMBRAS, BRILLÓ UNA LUZ.

ALELUYA, ALELUYA.
Gloria a ti, Cristo Jesús, que has sido proclamado a las naciones. Gloria a ti, Cristo Jesús, que has sido anunciado al mundo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (6, 45-52)

En aquel tiempo, después de la multiplicación de los panes, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se dirigieran a Betsaida, mientras él despedía a la gente. Después de despedirlos, se retiró al monte a orar.

Entrada la noche, la barca estaba en medio del lago y Jesús, solo, en tierra. Viendo los trabajos con que avanzaban, pues el viento les era contrario, se dirigió a ellos caminando sobre el agua, poco antes del amanecer, y parecía que iba a pasar de largo.

Al verlo andar sobre el agua, ellos creyeron que era un fantasma y se pusieron a gritar, porque todos lo habían visto y estaban espantados. Pero él les habló enseguida y les dijo: “¡Ánimo! Soy yo; no teman”. Subió a la barca con ellos y se calmó el viento. Todos estaban llenos de espanto y es que no habían entendido el episodio de los panes, pues tenían la mente embotada.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor, Dios nuestro, luz del mundo, concede una paz estable a todos los pueblos de la tierra, y haz que aquella luz resplandeciente que condujo a los Magos al conocimiento de tu Hijo, ilumine también nuestros corazones. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.



QUE TE ADOREN, SEÑOR, TODOS LOS PUEBLOS

martes, 7 de enero de 2014

MARTES DESPUÉS DE EPIFANÍA (Memoria Libre de San Raymundo de Peñafort)

BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR.
EL SEÑOR ES DIOS, ÉL NOS ILUMINA.

ALELUYA, ALELUYA.
El Señor me ha enviado para anunciar a los pobres la buena nueva y proclamar la liberación a los cautivos.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (6, 34-44)

En aquel tiempo, al desembarcar Jesús, vio una numerosa multitud que lo estaba esperando, y se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.

Cuando ya atardecía, se acercaron sus discípulos y le dijeron: “Estamos en despoblado y ya es muy tarde. Despide a la gente para que vayan por los caseríos y poblados del contorno y compren algo de comer”. El les replicó: “Denles ustedes de comer”. Ellos le dijeron: “¿Acaso vamos a ir a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?” El les preguntó: “¿Cuántos panes tienen? Vayan a ver”. Cuando lo averiguaron, le dijeron: “Cinco panes y dos pescados”.

Entonces ordenó Jesús que la gente se sentara en grupos sobre la hierba verde y se acomodaron en grupos de cien y de cincuenta. Tomando los cinco panes y los dos pescados, Jesús alzó los ojos al cielo, bendijo a Dios, partió los panes y se los dio a los discípulos para que los distribuyeran; lo mismo hizo con los dos pescados.

Comieron todos hasta saciarse, y con las sobras de pan y de pescado que recogieron llenaron doce canastos. Los que comieron fueron cinco mil hombres.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Concédenos, Señor, que tu Hijo, que quiso hacerse semejante a nosotros para manifestársenos, nos vaya haciendo, cada día, más semejantes a él, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.


QUE TE ADOREN, SEÑOR, TODOS LOS PUEBLOS


lunes, 6 de enero de 2014

LUNES DESPUÉS DE EPIFANÍA

UN DÍA SAGRADO HA AMANECIDO PARA NOSOTROS.
VENID, PUEBLOS, Y ADORAD AL SEÑOR,
PORQUE UNA GRAN LUZ HA DESCENDIDO SOBRE LA TIERRA.

ALELUYA, ALELUYA.
Predicaba Jesús la buena nueva del Reino y sanaba toda enfermedad en el pueblo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (4, 12-17. 23-25)

Al enterarse Jesús de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea, y dejando el pueblo de Nazaret, se fue a vivir a Cafarnaúm, junto al lago, en territorio de Zabulón y  Neftalí, para que así se cumpliera lo que había anunciado el profeta Isaías: Tierra de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos; el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz. Sobre los que vivían en tierra de sombras una luz resplandeció.

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, diciendo: “Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos”. Y andaba por toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando la buena nueva del Reino de Dios y curando a la gente de toda enfermedad y dolencia.

Su fama se extendió por toda Siria y le llevaban a todos los aquejados por diversas enfermedades y dolencias, a los poseídos, epilépticos y paralíticos, y él los curaba. Lo seguían grandes muchedumbres venidas de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y Transjordania.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Que el esplendor de tu gloria ilumine, Señor, nuestros corazones para que, a través de las tinieblas de este mundo podamos llegar a la patria de la eterna claridad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

YO TE DARÉ EN HERENCIA LAS NACIONES

domingo, 5 de enero de 2014

SOLEMNIDAD DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

MIRAD QUE YA VIENE EL SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS;
EN SU MANO ESTÁN EL REINO Y LA POTESTAD Y EL IMPERIO.

ALELUYA, ALELUYA.
Hemos visto su estrella en el oriente y hemos venido a adorar al Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (2, 1-12)

Jesús nació en Belén de Judá, en tiempos del rey Herodes. Unos magos de Oriente llegaron entonces a Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”.

Al enterarse de esto, el rey Herodes se sobresaltó y toda Jerusalén con él. Convocó entonces a los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: “En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres en manera alguna la menor entre las ciudades ilustres de Judá, pues de ti saldrá un jefe, que será el pastor de mi pueblo, Israel”.

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan a averiguar cuidadosamente qué hay de ese niño, y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”.

Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto surgir, comenzó a guiarlos, hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron. Después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor, Dios nuestro, que por medio de una estrella, diste a conocer en este día, a todos los pueblos el nacimiento de tu Hijo, concede a los que ya te conocemos por la fe, llegar a contemplar, cara a cara, la hermosura de tu inmensa gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

QUE TE ADOREN, SEÑOR, TODOS LOS PUEBLOS

sábado, 4 de enero de 2014

FERIA DEL TIEMPO DE NAVIDAD (4 de Enero de 2014)

UNA LUZ SE LEVANTA EN LAS TINIEBLAS
PARA LOS HOMBRES DE CORAZÓN RECTO:
EL DIOS CLEMENTE, JUSTO Y COMPASIVO.

ALELUYA, ALELUYA.
En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres, por boca de los profetas. Ahora, en estos tiempos, nos ha hablado por medio de su Hijo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (1, 35-42)

En aquel tiempo, estaba Juan el Bautista con dos de sus discípulos, y fijando los ojos en Jesús, que pasaba, dijo: “Este es el Cordero de Dios”. Los dos discípulos, al oír estas palabras, siguieron a Jesús. El se volvió hacia ellos, y viendo que lo seguían, les preguntó: “¿Qué buscan?” Ellos le contestaron: “¿Dónde vives, Rabí?” (Rabí significa ‘maestro’). El les dijo: “Vengan a ver”.

Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él ese día. Eran como las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron lo que Juan el Bautista decía y siguieron a Jesús. El primero a quien encontró Andrés, fue a su hermano Simón, y le dijo: “Hemos encontrado al Mesías” (que quiere decir ‘el ungido’). Lo llevó a donde estaba Jesús y éste, fijando en él la mirada, le dijo: “Tú eres Simón, hijo de Juan. Tú te llamarás Kefás” (que significa Pedro, es decir, ‘roca’).

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Ilumina, Señor, a tus hijos, y haz arder nuestros corazones con el esplendor de tu gloria, para que conozcamos cada vez más a nuestro salvador y podamos amarlo e imitarlo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

TODA LA TIERRA HA VISTO AL SALVADOR



viernes, 3 de enero de 2014

FERIA DEL TIEMPO DE NAVIDAD (3 de Enero de 2014)

EN EL PRINCIPIO Y ANTES DE TODOS LOS SIGLOS,
EL QUE ES LA PALABRA ERA DIOS, EL MISMO QUE LUEGO
SE DIGNÓ NACER COMO SALVADOR DEL MUNDO.

ALELUYA, ALELUYA.
Aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros. A todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (1, 29-34)

En aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacía él, y exclamó: “Este es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo he dicho: ‘El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo’. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel”.

Entonces Juan dio este testimonio: “Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo’. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor, Dios nuestro, que iniciaste admirablemente la obra de la redención con el nacimiento de tu Hijo, fortalece en nosotros la fe, para que siguiendo sus enseñanzas, podamos alcanzar la prometida recompensa de la gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


ACLAMEMOS CON JÚBILO AL SEÑOR



jueves, 2 de enero de 2014

MEMORIA DE LOS SANTOS BASILIO Y GREGORIO, OBISPOS Y DOCTORES DE LA IGLESIA

EL SEÑOR LO HA LLENADO DEL ESPÍRITU DE SABIDURÍA
E INTELIGENCIA, HA ABIERTO SUS LABIOS
EN MEDIO DE LA ASAMBLEA Y LO HA REVESTIDO DE GLORIA.

ALELUYA, ALELUYA.
En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres, por boca de los profetas. Ahora, en estos tiempos, nos ha hablado por medio de su Hijo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (1, 19-28)

Este es el testimonio que dio Juan el Bautista, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén a unos sacerdotes y levitas para preguntarle: “¿Quién eres tú?”

El reconoció y no negó quién era. El afirmó: “Yo no soy el Mesías”. De nuevo le preguntaron: “¿Quién eres, pues? ¿Eres Elías?” El les respondió: “No lo soy”. “¿Eres el profeta?” Respondió: “No”. Le dijeron: “Entonces dinos quién eres, para poder llevar una respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?” Juan les contestó: “Yo soy la voz que grita en el desierto: ‘Enderecen el camino del Señor’, como anunció el profeta Isaías”.

Los enviados, que pertenecían a la secta de los fariseos, le preguntaron: “Entonces ¿por  qué bautizas, si no eres el Mesías, ni Elías, ni el profeta?” Juan les respondió: “Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay uno, al que ustedes no conocen, alguien que viene detrás de mí, a quien yo no soy digno de desatarle las correas de sus sandalias”.

Esto sucedió en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde Juan bautizaba.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Dios nuestro, que has iluminado a tu Iglesia con el ejemplo y la doctrina de los santos Basilio y Gregorio, haz que seamos humildes para comprender tu verdad y danos tu amor para ajustar a ella toda nuestra vida. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


CANTEMOS LA GRANDEZA DEL SEÑOR



miércoles, 1 de enero de 2014

SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS - JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ

TE ACLAMAMOS SANTA MADRE DE DIOS,
PORQUE HAS DADO A LUZ AL REY QUE GOBIERNA
CIELO Y TIERRA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

ALELUYA, ALELUYA.
En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros padres, por boca de los profetas. Ahora, en estos tiempos, nos ha hablado por medio de su Hijo.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (2, 16-21)

En aquel tiempo, los pastores fueron a toda prisa hacia Belén y encontraron a María, a José y al niño, recostado en el pesebre. Después de verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño y cuantos los oían, quedaban maravillados. María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón.

Los pastores se volvieron a sus campos, alabando y glorificando a Dios por todo cuanto habían visto y oído, según lo que se les había anunciado.

Cumplidos los ocho días, circuncidaron al niño y le pusieron el nombre de Jesús, aquel mismo que había dicho el ángel, antes de que el niño fuera concebido.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor Dios, que por la fecunda virginidad de María diste al género humano el don de la salvación eterna, concédenos sentir la intercesión de aquella por quien recibimos al autor de la vida, Jesucristo, Señor nuestro, que vive y reina contigo.

Amén.


TEN PIEDAD DE NOSOTROS, SEÑOR, Y BENDÍCENOS