La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

jueves, 11 de abril de 2013

MEMORIA DE SAN ESTANISLAO, OBISPO Y MÁRTIR


ESTE SANTO LUCHÓ HASTA LA MUERTE POR LA LEY DE DIOS
Y NO SE ATERRORIZÓ ANTE LA AMENAZA DE LOS IMPÍOS,
PUES ESTABA AFIANZADO SOBRE ROCA FIRME.

ALELUYA, ALELUYA.
Tomás, tú crees, porque me has visto. Dichosos los que creen sin haberme visto, dice el Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (3, 31-36)

“El que viene de lo alto está por encima de todos; pero el que viene de la tierra pertenece a la tierra y habla de las cosas de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. Da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz. Aquel a quien Dios envió habla las palabras de Dios, porque Dios le ha concedido sin medida su Espíritu.

El Padre ama a su Hijo y todo lo ha puesto en sus manos. El que cree en el Hijo tiene vida eterna. Pero el que es rebelde al Hijo no verá la vida, porque la cólera divina perdura en contra de él”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor Dios nuestro, tú que otorgaste al obispo san Estanislao la gracia de morir por la fe, concédenos, por su intercesión, la gracia de vivir conforme al Evangelio. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

DICHOSO EL HOMBRE QUE SE REFUGIA EN EL SEÑOR



No hay comentarios:

Publicar un comentario