La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

jueves, 15 de mayo de 2014

JUEVES DE LA CUARTA SEMANA DE PASCUA (Memoria de San Isidro Labrador)

CUANDO SALISTE, SEÑOR, AL FRENTE DE TU PUEBLO
Y LE ABRISTE CAMINO A TRAVÉS DEL DESIERTO,
LA TIERRA SE ESTREMECIÓ
Y HASTA LOS CIELOS SE FUNDIERON. ALELUYA.

ALELUYA, ALELUYA.
Señor Jesús, testigo fiel, primogénito de entre los muertos, tu amor por nosotros es tan grande, que has lavado nuestras culpas con tu sangre.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (13, 16-20)

En aquel tiempo, después de lavarles los pies a sus discípulos, Jesús les dijo:

“Yo les aseguro: el sirviente no es más importante que su amo, ni el enviado es mayor que quien lo envía. Si entienden esto y lo ponen en práctica, serán dichosos.

No lo digo por todos ustedes, porque yo sé a quiénes he escogido. Pero esto es para que se cumpla el pasaje de la Escritura, que dice: El que comparte mi pan me ha traicionado. Les digo esto ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, crean que Yo soy.

Yo les aseguro: el que recibe al que yo envío, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me ha enviado”.

PALABRA DEL SEÑOR.

ORACIÓN

Dios de inefable misericordia, que, al redimir al hombre, le otorgaste una dignidad mayor que la que tuvo en sus orígenes, bendice a quienes te has dignado hacernos hijos tuyos por medio del bautismo, y conserva siempre en nosotros tu gracia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


PROCLAMARÉ SIN CESAR LA MISERICORDIA DEL SEÑOR. ALELUYA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario