La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

sábado, 26 de octubre de 2013

SÁBADO DE LA VIGÉSIMO NOVENA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO (Memoria de Santa María)

DICHOSA TÚ, VIRGEN MARÍA,
QUE LLEVASTE EN TU SENO AL CREADOR DEL UNIVERSO;
DISTE A LA LUZ AL QUE TE CREÓ,
Y PERMANECES VIRGEN PARA SIEMPRE.

ALELUYA, ALELUYA.
No quiero la muerte del pecador, sino que se arrepienta y viva, dice el Señor.
Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (13, 1-9)
 
En aquel tiempo, algunos hombres fueron a ver a Jesús y le contaron que Pilato había mandado matar a unos galileos, mientras estaban ofreciendo sus sacrificios. Jesús les hizo este comentario: “¿Piensan ustedes que aquellos galileos, porque les sucedió esto, eran más pecadores que todos los demás galileos? Ciertamente que no; y si ustedes no se convierten, perecerán de manera semejante. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿piensan acaso que eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén? Ciertamente que no; y si ustedes no se arrepienten, perecerán de manera semejante”.

Entonces les dijo esta parábola: “Un hombre tenía una higuera plantada en su viñedo; fue a buscar higos y no los encontró. Dijo entonces al viñador: ‘Mira, durante tres años seguidos he venido a buscar higos en esta higuera y no los he encontrado. Córtala. ¿Para qué ocupa la tierra inútilmente?’ El viñador le contestó: ‘Señor, déjala todavía este año; voy a aflojar la tierra alrededor y a echarle abono, para ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortaré’ ”.

Palabra del Señor.

ORACIÓN
 
Fortalece, Dios misericordioso, nuestra debilidad, para que todos los que ahora recordamos con veneración a la santa Madre de Dios, podamos, por su intercesión y ayuda, levantarnos de nuestros pecados. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.


HAZ, SEÑOR, QUE TE BUSQUEMOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario