La Fe... Nuestra fuerza para vivir...

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz. (Madre Teresa de Calcuta)
La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano. (Santo Tomás de Aquino)
No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias. (Gandhi)

miércoles, 23 de enero de 2013

MIÉRCOLES DE LA SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO


CONFÍO, SEÑOR, EN TU MISERICORDIA

Jesús predicaba el Evangelio del Reino
y curaba las enfermedades y dolencias del pueblo. Aleluya.

DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (3, 1-6)

En aquel tiempo, Jesús entró en la sinagoga, donde había un hombre que tenía tullida  una mano. Los fariseos estaban espiando a Jesús para ver si curaba en sábado y poderlo acusar. Jesús le dijo al tullido: “Levántate y ponte allí en medio”.

Después les preguntó: “¿Qué es lo que está permitido hacer en sábado, el bien o el mal? ¿Se le puede salvar la vida a un hombre en sábado o hay que dejarlo morir?” Ellos se quedaron callados. Entonces, mirándolos con ira y con tristeza, porque no querían entender, le dijo al hombre: “Extiende tu mano”. La extendió, y su mano quedó sana.

Entonces se fueron los fariseos y comenzaron a hacer planes con los del partido de Herodes para matar a Jesús.

Palabra del Señor.

ORACIÓN

Señor nuestro, que prometiste venir y hacer tu morada en los corazones rectos y sinceros, concédenos la rectitud y sinceridad de vida que nos hagan dignos de esa presencia tuya. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

PROCLAMARÉ SEÑOR, TODAS TUS MARAVILLAS



No hay comentarios:

Publicar un comentario